Misioneros a Oaxaca

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Por primera vez, seminaristas de Saltillo se adentran en las comunidades indígenas del sur del país.

Seminario de Saltillo / Fotografía de archiv

Como cada año, los jóvenes del Seminario de Saltillo se preparan para ir de misión evangelizadora durante la Semana Santa; sin embargo, para algunos, éste año será muy diferente pues aproximadamente 30 seminaristas viajarán a la sierra de Oaxaca para adentrarse en una zona Mixe, Chinanteco, Zapoteca, grupos indígenas que sobreviven en partes altas del estado y que culturalmente se consideran conservadores pues aún conservan su lenguaje y muchas de sus tradiciones.

El presbítero Roberto Recio Oyervides, quien se desempeña como director espiritual del Seminario, fue quien propuso éste proyecto luego de haber estado mucho tiempo de su ministerio sirviendo en aquellas comunidades. “La idea surgió porque yo comenté que pasé varios años en la zona noreste de Oaxaca. Hay varias comunidades a las que se le conoce como Prelatura Mixepolitana, pues están en vías de convertirse en una Diócesis; por esta razón hay grupos misioneros que cada año visitan y acompañan a esta parte de la población”.

Seminario de Saltillo / Fotografía de archivo

Los seminaristas deberán enfrentar varios retos como el lenguaje y el respeto hacia sus tradiciones y costumbres, para lo cual ya se preparan pues el objetivo además de evangelizar y acompañar a éstas comunidades, es aprender y que la experiencia pueda nutrir la formación que reciben y que los prepara como futuros sacerdotes. “La labor de los seminaristas va a ser la animación del poblado que les corresponda, que consiste en dar a conocer la Pascua del Señor  y para ello necesitaremos llevar lo necesario, ellos aprenderán algo del lenguaje, aunque existen traductores que facilitarán la comunicación”. Comentó el sacerdote.

Son tres las poblaciones que se visitarán esta Semana Mayor: Francisco Villa y San Juan del Río, donde existe población zapoteca y María Lombardo, un poblado sobre la carretera; en ellas el acceso es bastante difícil, la distancia será un obstáculo a vencer por los misioneros, deberán caminar o buscar quien pueda llevarlos; no pueden beber cualquier agua pues pueden enfermar del estómago y sobre los alimentos, comenta el Salesiano, se ingieren en donde se les invite y ellos harán aportación de arroz o frijol. Sin duda ésta será una experiencia que enriquecerá la formación de los jóvenes del seminario y ampliará su visión sobre el Plan Pastoral de nuestra diócesis.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE