Misa en tu Barrio 

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

La Orden de San Agustín lleva a los sectores con problemáticas sociales la palabra, con el objetivo de acercarse a la comunidad que necesita de acompañamiento

A la espera de que la comunidad llegara a la celebración. Foto: Brenda Delabra

Los sacerdotes que pertenecen a la Orden de San Agustín y que atienden la parroquia de San Nicolás de Tolentino, en su trabajo pastoral contemplan todos los sectores socioeconómicos que pertenecen a su territorio, sin embargo llegar a las familias de colonias situadas en la orilla de la ciudad resulta un proceso de constancia para evangelizar.

Fray Rodolfo Montes de Oca Nuñez, es quien está al frente del programa Misas de Barrio, el cual lleva operando más de un año, y consta de celebrar la Eucaristía con la comunidad en donde no hay capilla o bien está levantándose el templo, la prioridad son las colonias ubicadas en el sector poniente de la ciudad, Analco, Escorial, Mirador y Valle Oriente.

La primera semana del mes Fray Rodolfo acude a las colonias, acompañado de un ministro de la comunión, para celebrar, saludar y conversar con las personas que acuden a la cancha, terreno o casa que les es prestada, como el hogar de integrado por Agripina Loera Reyna y Aldo de Jesús Tovar, que junto con sus tres hijos reciben desde hace casi dos años al sacerdote que visita el sector y los fieles que acuden a escuchar la palabra.

Fray Rodolfo predicó entre las familias. Foto: Brenda Delabra

Como el pasado 1 de febrero que fueron convocados en casa de la familia Tovar Loera a las 19:00 horas, aunque siempre se atrasa la celebración, porque los vecinos esperan el llamado a su puerta, mientras las señora Agripina salió a avisar que llegó el presbítero, fray Rodolfo Montes se dispuso a preparar la mesa del comedor como altar, colocar el cáliz y la patena, se revistió para luego saludar a los fieles uno por uno, después de media hora comenzó la misa.

Sentados en la sala, las sillas del comedor, en la escalera, niñas, niños, jóvenes, mujeres y hombres se dispusieron a escuchar la palabra, la homilía que fray Rodolfo preparó para esa noche, en la que el mensaje central fue mantener la fe por encima de todo, a pesar de la enfermedad, de las malas experiencias, momentos o situaciones difíciles que se van presentando en la vida familiar y laboral.


“Hermanos hagámonos una pregunta ¿en realidad tengo fe en Dios?, porque muchas veces las cosas no salen como nosotros queremos y quién tiene la culpa Dios, cuando nosotros no nos hacemos responsables de nuestros propios actos. Todos somos vulnerables… Dios no nos deja, no nos olvida cuántas veces hemos hecho oración en este día para agradecer lo que tenemos, una familia, hermanitos, un papá, una mamá, la salud es un don que Dios nos da y cuando carecemos de ella decimos hay Diosito nada más que me componga y voy a ir a misa, y no vamos”, reflexionó el sacerdote.

Después de la comunión, la oración colecta se llegó la hora de la despedida, en la que cada una de las fieles intercambió una palabra con Fray Rodolfo, que durante el camino a la parroquia, compartió algunas de las peripecias en las colonias del sector poniente de Ramos Arizpe, “Es difícil llegar porque en ocasiones no tenemos ni en dónde celebrar, antes en Valle Oriente la misa era en la cancha pero al mismo tiempo el municipio ofrecía clases de zumba, las mujeres no asistían a la misa por eso la familia nos prestó su casa, cuando llegó la temporada de lluvia y frío, es una colonia que no tiene terreno para una capilla, en Analco y Escorial si hay pero están en obra negra”.

Con alabanzas niñas, mujeres y hombres culminaron la misa. Foto: Brenda Delabra

La situación de estas colonias es que hay mucha población de Puebla, Oaxaca, Chiapas, del sur del país, quienes tienen diferentes costumbres y son poco participativos en las convocatorias que la iglesia hace para los sectores, “A ellos les gustan los eventos masivos, cuando organizamos algo para que todos los sectores participen, pero en las capillas es distinto”, comentó el presbítero.

El trabajo de anunciar el Evangelio, aterrizarlo en la mente no solamente de los fieles, sino de la comunidad es arduo para la Orden de San Agustín que no quita el dedo del renglón en invitar a la comunidad a acercarse a la iglesia, en recorrer los rincones de Ramos Arizpe donde el desempleo, alcoholismo, drogadicción, migración son el pan de cada día.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE