Misa Crismal no se desarrollará en Semana Santa

 

Brenda Delabra

brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx
Saltillo, Coahuila. 01 de abril del 2020

Un decreto histórico con el que la Diócesis de Saltillo traslada la misa Crismal de esta Semana Santa al mes de junio, y con ello se alinea a las medidas de Seguridad Sanitaria del Consejo de Salubridad General que ordena la suspensión inmediata del 30 de marzo al 30 de abril de actividades no esenciales en los sectores público, privado y social.

Cortesía de Edgar Pinales. La Catedral de Santiago, en esta contingencia sanitaria que ha pedido una limitación voluntaria domiciliaria.

El pasado 31 de marzo, la Diócesis de Saltillo emitió el Decreto Traslado de Fecha para Celebración de la Misa Crismal que se celebraría el miércoles de Semana Santa, misma que se realizará el jueves 4 de junio, fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, si la emergencia de salud ha sido superada. El hecho de presentarse este cambio a través de un decreto es un hecho histórico para esta institución católica, que surge a partir de la contingencia sanitaria declarada también mediante decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación este mismo día, por el Gobierno Federal de México ante la pandemia del Covid-19. De esta manera nuestra diócesis se suma a la suspensión de actividades no esenciales y del llamado a que las personas bautizadas de buen corazón, se queden en sus casas.

El Vicario General, Pbro. Gerardo Escareño Arciniega, hace un llamado a los sacerdotes a realizar las celebraciones de Semana Santa a puerta cerrada y al pueblo de Dios, le pide respetar las indicaciones que se han dado a través de las circulares y el Decreto. “Insistir que nos toca respetar o seguir las indicaciones de la Secretaria de Salud, no salir, así tal cual, no salir. Respecto a lo nuestro, a lo que corresponde a las parroquias, a la Diócesis, que las celebraciones las sigan por las redes sociales. No habrá celebraciones comunitarias. No demos la impresión de que convocamos gente o hacemos celebraciones con gente presente. A los sacerdotes nos toca no exponer a la gente llamándola a las celebraciones, y a la población corresponde que sea consciente de los riesgos del contagio y no salgan de su casa”. El padre Vicario General no recuerda que la Diócesis de Saltillo haya realizado un decreto ante otra situación, por lo que la situación amerita tomar precauciones y acciones diferentes a las que por tradición realizamos. Corresponde tomar precauciones y extrema prudencia, así como seguir el ejemplo del Santo Padre, quien desde Italia, logra ver los estragos mundiales de esta pesadilla sanitaria y nos invita a cuidarnos y cuidar a las personas más frágiles.

El pasado 28 de febrero, la Diócesis de Saltillo llamó a tener un cerco de prevención contra el virus AHN1 de la influenza y el Covid-19 Coronavirus al darse casos de infección por causa de estos virus. En la Circular 3/2020 se solicitó evitar el saludo de la paz con la mano y hacerlo en su lugar con una leve inclinación de la cabeza, y en cuando a la comunión, se pidió recibirla en la mano. Ante el aumento de la propagación y gravedad, el 13 de marzo se atendió a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, emitiendo la Circular 4/2020 con la cual se pidió realizar las celebraciones Eucaristísticas en espacios abiertos -fuera de los templos-, tener las medidas de higiene necesarias a los ministros de la comunión y al Pueblo de Dios, y se invitó a que la feligresía que padece enfermedades respiratorias o crónicas, a seguir la Santa Misa a través de los canales oficiales de esta Diócesis y las parroquias que la integran en sus medios digitales.

Los contagios van en crecimiento y las medidas que se deben tomar, deben reforzarse. La principal recomendación es quedarse en casa. Esta medida de inmediato fue tomada por el Colegio de Vicarios de nuestra diócesis, junto con su Obispo Raúl Vera. La determinación de suspender las celebraciones de culto público se hizo a partir del 23 de marzo con la Circular 5/2020. En dicho documento en el inciso cuatro destaca que las celebraciones de Cuaresma y Semana Santa se llevarán a cabo sin asistencia de fieles, y se podrán seguir a través de los medios digitales o televisivos. Para esa fecha se previó celebrar la Misa Crismal únicamente por el Obispo y el Colegio de Vicarios, sin embargo, ante el crecimiento de la curva de contagios y las medidas de protección que las autoridades solicitan, la Diócesis de Saltillo, A.R. a través del Decreto firmado por el Obispo Fray Raúl Vera López, O.P., informa que dicha celebración ha sido pospuesta.

“Teniendo en cuenta el Decreto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, del pasado 25 de marzo, que prevé la posibilidad de trasladar a otra fecha la Misa Crismal. Luego de consultar al Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano respecto a la conveniencia de celebrar la Misa Crismal en fecha distinta. Considerando que la Misa Crismal es la celebración que expresa de forma más clara la eclesialidad diocesana y la comunión del Obispo con su pueblo”, se traslada la celebración al jueves 4 de junio, esperando que para esa fecha puedan participar agentes de pastoral, religiosas, consagrados, sacerdotes y personas laicas. En caso contrario, la celebración la realizaría el señor Obispo de manera privada y asegurar que los óleos sean enviados a las comunidades parroquiales.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE