María: garante de paz y justicia

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Se reúne grey católica en congreso mariano, consagran nuestra diócesis a la Madre de Dios

“María es garante de justicia y paz, es el reflejo del corazón de Dios” Fotografía: Adalberto Peña

En el último día de actividades del Festival Mariano, un centenar de personas, hombres y mujeres de nuestra ciudad, solicitaron la intercesión de María en su advocación de Nuestra Señora de Fátima para pedir la protección de la región ante la ola de violencia que se vive últimamente. En una misa celebrada en el gimnasio del Colegio La Paz en punto de las 12:00 horas, se llevó a cabo la consagración de nuestra ciudad al corazón de María, quien como protectora, es reflejo de la misericordia que el Padre tiene con nosotros, su pueblo.

Al iniciar la celebración, luego de haber reflexionado con las diferentes charlas que se impartieron desde el inicio del festival, Fray Raúl Vera López, obispo de la Diócesis de Saltillo, advirtió que las apariciones y mensajes de la Virgen de Fátima no deben verse como un castigo, pues ese tinte se les dio por mucho tiempo, sino deben ser tomados como signo de la presencia de Dios entre nosotros, pues en ella encontramos el reflejo del corazón de Dios y un ejemplo de misericordia.

Nuestro obispo aseguró que el individualismo es un factor que influye de forma determinante para que este país no avance ni mejoren las condiciones de vida para cada persona, ya que somos nosotros los portadores de valores fundamentales para construir comunidad: “Creemos que somos individuos aislados y que nos vamos a salvar solos, no entendemos que los cristianos formamos parte de la comunidad social. La mayoría de los habitantes de México somos cristianos católicos y junto con los hermanos protestantes deberíamos influir para que en los ambientes en los que nos desarrollamos prevalezcan los valores morales y defender las injusticias”.

Fieles consagran a María la Diócesis de Saltillo. Fotografía: Adalberto Peña

Monseñor Vera López llamó a quienes se encontraban presentes a cambiar la perspectiva de ser cristiano, los invitó a promover un cristianismo más despierto y dinámico: “Los mexicanos debemos tener un cristianismo más despierto. Hay una sola manera de construir el mundo y está escrita en el evangelio: la solidaridad, la justicia, la fraternidad; la  Virgen nos enseña a pedir a Dios por esta situación pero en el milagro de las bodas de Caná nos dice: hagan lo que él les diga y hoy nos dice lo mismo, hagan lo que él les diga para construir este país que se está cayendo.

Al finalizar la celebración, se dio lectura a la consagración de la ciudad en el corazón de María. Nuestro obispo agradeció a cada uno de los asistentes y los animó a seguir luchando contra el mundo que parece inhumano ante tanta desgracia y desolación que vivimos día con día.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE