Madre de los humildes

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

12 de diciembre de 2018

Saltillo, Coahuila

Trabajadores celebran con alegría y agradecimiento a Santa María de Guadalupe

Rodolfo Fuente pidió por su familia y compañeros. Foto: Brenda Delabra

Una mañana fría, la jornada laboral por iniciar, el saludo entre los trabajadores a la entrada de la Central de Servicios Primarios fue diferente, pues hoy no pasaron frente al nicho ubicado hacía el norte al estar la imagen de Santa María de Guadalupe en un lugar especial por ser su solemnidad.

Poco a poco fueron llegando los 130 trabajadores que cubren el turno matutino en la recolección de basura por la ciudad de Saltillo, Juan Vázquez Flores quien trabaja desde hace 18 años en Servicios Primarios estuvo listo con su libro para dirigir el Santo Rosario a las 6:00 horas,  su fe es grande y le gusta compartir con sus compañeros este momento de oración desde hace cuatro años, ya que él pertenece al grupo de Renovación Carismática en la capilla San Marcos, ubicada en la colonia Pueblo Insurgente.

“Me da mucho gusto estar rezando el rosario y con los compañeros de trabajo, yo todos los días lo rezo pero solo porque no puedo acompañar a mis coordinadores (del movimiento) pero me da mucho gusto estar con ellos”, comentó antes de salir a su recorrido por la Aurora.

Este año el Santo Rosario se ofreció por la salud de cada una y uno de los trabajadores, sus supervisores, las familias y porque los camiones no fallen, contar con salud y la protección de la Morenita del Tepeyac durante los recorridos por las colonias de Saltillo. Una petición especial fue por los sacerdotes, los obispos y el Papa. “Para que sigamos adelante porque es una lucha andar en el camino de Dios, es una lucha más para los sacerdotes porque los atacan, más los que no creen en la Virgen, pero yo digo que es por los que tenemos que pedir. El Papa Francisco pide que los rosarios los ofreciéramos por la Iglesia, por nuestras familias que a veces unos andamos pero las familias no y eso dice Jesús, él quiere que todos se salven es lo que uno quiere también, sin Dios no hay salvación”, dijo con firmeza el “Jhonny”.

Durante el rosario Rodolfo Fuente Silva se arrodilló frente al altar cubierto de rosas, noche buenas y luces que rodearon la imagen de la Guadalupana, ahí encendió una veladora a nuestra madre a quien a diario se encomienda para cumplir su misión.

“Que proteja a mi familia primero que nada, le de salud y a mis compañeros que nos de sabiduría, paciencia más que nada, que proteja las unidades para salir adelante y sacar el trabajo día con día”. Una década ha prestado servicio a la comunidad saltillense, a diario da gracias por un nuevo amanecer y con lágrimas en los ojos  pide fuerza para continuar en esta labor que pocos aprecian.

Al terminar el rosario el mariachi Imperial dedicó las mañanitas, canciones como ‘La Guadalupana’, los trabajadores les acompañaron y antes de salir a recolectar la basura compartieron de  almuerzo unos tacos de trompo.

Trabajadores y sus familias de barrido manual. Foto: Brenda Delabra

Pasado el mediodía en el corralón Aldama barrido manual, los trabajadores de los turnos matutino que laboran de 6:00 a 13:00  y vespertino de 14:00 a 21:00 horas, haciendo el barrido de las principales calles de Saltillo, se reunieron en el patio y al pie de un árbol colocaron el altar para la emperatriz de América, a las 13:00 horas inició el Santo Rosario que fue dirigido y amenizado por el grupo los Risueños del Norte que pertenecen a la parroquia de San Juanita.

Niños, niñas, jóvenes, mujeres y hombres, entregaron sus súplicas a María Santísima y al final sostuvieron una fraternal convivencia con taquiza, a la par los trabajadores y trabajadoras de embellecimiento urbano también pidieron la protección de la morenita, a quien con gusto dedicaron su jornada laboral que culminaron con la reliquia consistente en asado de puerco, arroz blanco, frijoles charros, lechón al ataúd preparados por la encargada del comedor de la Central de Servicios Primarios, al finalizar el Santo Rosario.

La fiesta de nuestra madre Santa María de Guadalupe va más allá de conmemorar sus apariciones en el cerro del Tepeyac, congrega a los humildes que viven su fe y tradiciones con directores, sub directores y  supervisores porque en sus lugares de trabajo todos son valiosos.



Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE