La muerte y resurrección de Jesús,

se debe traducir en vida 

Jackie Campbell

comunicacion@diocesisdesaltillo.org.mx

Saltillo, Coahuila a 17 de abril del 2019

 

Misa Crismal 2019

Consagración durante la Misa Crismal 2019. Foto Adalberto Peña.

El mensaje de Semana Santa para la Diócesis de Saltillo está enmarcado en uno de los temas que más preocupan al Santo Padre, el cuidado de la casa común. El mismo Papa Francisco ha insistido en su mensaje de Cuaresma para este año que “la creación, expectante, está aguardando la manifestación de los hijos de Dios” (Rm.8,19). Esta diócesis ha hecho eco a las palabras de San Pablo al inicio de la Cuaresma para manifestar su desacuerdo con el proyecto de la “Ciudad Modelo Derramadero” y mostrar su apoyo a las familias campesinas de la región que desaprueban la extracción de agua que pretenden hacer de manera masiva. Incluso la diócesis publicó un desplegado el miércoles de ceniza para dejar clara su postura.

La predicación de la misa de este miércoles santo reforzó el mensaje al presbiterio reunido. Monseñor Vera dijo que detrás del desarrollo de la llamada “Ciudad Modelo Derramadero” hay trampas con corrupción. Agregó que el estudio que avala la CONAGUA no responde a la realidad de recarga, ya que habla de manera falsa sobre la recarga de los acuíferos. El estudio dice que no va a pasar nada en Parras respecto al agua que utiliza la ciudad y que el agua está garantizada también para Saltillo. Pero el obispo afirma que están considerando sólo procesos industriales. El obispo cuestiona: “¿Y los campesinos?”, y hablándole a los funcionarios que están en torno a este proyecto les dice: “No podemos planear la tierra sin la sustentabilidad de todos los habitantes”.

Nuestro obispo ofrece como ejemplo la experiencia de una comunidad de Zacatecas en la que hicieron una cosa igual, en donde un informe de CONAGUA garantizaba agua para comunidades campesinas en torno a la minera “Peñasquito” y por supuesto que no era cierto. Hoy los habitantes están sin agua porque la minera hizo unos pozos profundos. La misma empresa se dio cuenta de ello y empezó a dar agua fósil llena de sales a los habitantes, dañándoles con ella, porque este tipo de agua no es para consumo humano.

De igual manera el Obispo menciona dos ejemplos de comunidades diocesanas que se están manifestando sobre el tema y motiva con sus palabras a que otras comunidades se sumen. Las niñas y los niños del catecismo de Parras convocaron a sus familias a una marcha en Parras hace dos domingos a la que acudieron miles de personas. Y el domingo pasado las niñas y los niños de General Cepeda hicieron carteles en torno al agua y marcharon en silencio por la plaza principal. Pero esta lucha para defender el derecho al agua no es privativa de Parras y General Cepeda; la tierra es de todos, el agua es de todos. Este tema nos interesa a todos.

“Las fuentes de agua que son los manantiales, que sirven para dotar de agua a grupos de poblaciones, no deben tocarse por ninguna población, si no hay una reunión de todos los habitantes que se abastecen de esa agua, porque no se debe manejar el agua dañando a ninguna de las poblaciones… No se puede pasar por encima de los derechos. Debemos tener una cultura mucho más cercana al evangelio”, expresa con firmeza el Obispo de esta diócesis.

Y continúa: “Estamos en la tierra, como hijas e hijos de Dios, pasando una vida temporal aquí. A la Iglesia le interesa que sea una vida digna; a Cristo le interesa que sea una vida digna. La vida digna de todos es importante para Jesús, y quienes somos seguidores de Jesús, nos debe importar la vida de todos. No podemos irnos con las mentiras. La muerte y resurrección de Jesús, se debe traducir en vida”.

La misa crismal que la Iglesia celebra para hacer la bendición de óleos que son utilizados en distintos sacramentos, se realiza en nuestra Diócesis de Saltillo el miércoles de la Semana Santa. La celebración es presidida por el Obispo, que nuestro caso, tenemos la presencia de nuestro Obispo titular Fray Raúl Vera López, O.P. y el Obispo emérito Francisco Villalobos Padilla y en ella participan todos los sacerdotes de la diócesis, quienes viajan desde sus comunidades parroquiales a la Catedral de Santiago en Saltillo, acompañados por algunos integrantes de sus grupos pastorales.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE