Jóvenes: Iglesia viva y alegre

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

05 de agosto de 2018

Saltillo, Coahuila.

Conectar la fe con la vida y recuperar la conciencia social es el llamado a las y los jóvenes en el último día del novenario del Santo Cristo.

Recuperemos la conciencia social e interpretemos los signos de los tiempos. Fotografía: Adalberto Peña

Ante la ausencia de Fray Raúl Vera López, obispo de la Diócesis de Saltillo, luego de que sufriera una fractura en la nariz a causa de una caída acontecida el sábado 4 de agosto en las primeras horas del día, el presbítero Andrés Carrasco Arjón, presidió primera misa correspondiente al noveno día del novenario al Santo Cristo de la Capilla.

El Misionero del Espíritu Santo, luego de dar lectura al Evangelio según San Mateo, reflexionó junto con los asistentes a la celebración, la importancia de los jóvenes dentro de la Iglesia pues, según Carrasco Arjón, son quienes de mejor manera saben interpretar los signos de los tiempos y percibir que quiere Dios para ellos.

Refirió que para ser un buen cristiano es necesario conjugar lo que creemos con lo que hacemos diariamente en nuestra participación con la sociedad: “Aquí tenemos un pastor que nos ayuda a concientizarnos de lo que realmente debe ser un cristiano en un sentido social serio. Nosotros aprendimos a desconectar la fe de la vida, a partir de la persecución de los cristianos aprendimos a guardar la fe en los templos, callados, discretos y tenemos una especie de divorcio entre la fe y la vida, uno de los errores más grandes de nuestro tiempo para vivir la fe”.

Dos jóvenes mujeres agradecen al pare Andrés Carrasco su dedicación y entrega en este novenario del Santo Cristo 2018. Fotografía: Adalberto Peña

Apuntó que es de suma importancia aprender a interpretar las señales que manda la sociedad para entender al mundo y lo que Dios necesita de cada persona, además aseguró que son las y los jóvenes quienes pueden hacerlo con mayor facilidad: “Nuestra mente debe estar siempre lista a ver qué es lo que Dios nos pide hoy. Los jóvenes viven esto de forma muy natural, tienen una frescura y coherencia de la vida cristiana. Los jóvenes muestran un rostro más solidario de la Iglesia, una Iglesia viva, alegre y dinámica”.

Al finalizar la celebración, el presbítero Placido Castro, párroco de la Catedral de Santiago, agradeció a nuestro obispo por su entrega y enseñanzas en este novenario, posteriormente, dos jóvenes mujeres agradecieron, en representación de todas y todos los jóvenes, la predicación del padre Andrés Carrasco durante esta gran fiesta de los saltillenses que ha traspasado fronteras.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE