Iglesia viva en medio del mundo.

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Ramos Arizpe, Coahuila

7 de octubre de 2018

La pequeña comunidad ejidal de la Ex Hacienda Santa María da muestra de la fe que sobrevive en medio de la aridez de la tierra y la creciente industria

Niñas y niños de la comunidad de la Ex Hacienda Santa María recibieron por primera vez el sacramento de la comunión. Fotografía: Adalberto Peña

En el día en que se venera a María en su advocación de Nuestra Señora del Rosario, la comunidad ejidal de la Ex Hacienda Santa María, del municipio de Ramos Arizpe, Coahuila, se congregó en su capilla desde las 7:00 horas del domingo para participar de la celebración eucarística en la que niñas y niños que han recibido la formación catequética necesaria recibieron por primera vez el sacramento de la comunión.

Acompañado del presbítero Omar Ordoñez, Fray Raúl Vera López, O.P., inició la Santa Misa reflexionando sobre la responsabilidad de cada persona para santificar al mundo al formar parte de una Iglesia viva que ha sido instaurada para tal motivo: “Somos cristianos de tiempo completo y por medio de nosotros debe crecer el respeto a la dignidad humana, todo debe ser santificado por nosotras y nosotros”.

Haciendo alusión a la advocación de Santa María de la cual se hace mención, el obispo de Saltillo señaló que la familia debe luchar por su propia unión y recordó que el rezo del santo rosario favorece dicho anhelo: “La unión de la familia hoy en día es primordial, más cuando en el mundo vemos que es lo que menos importa, los horarios en las empresas son exhaustivos y ya no permiten a las madres y padres pasar tiempo con sus hijos. Hoy más que nunca se debe buscar un momento para compartir en familia”.

Nuestro obispo enfatizó en la importancia que debe tener para los fieles, adquirir un sentido de responsabilidad sobre la realidad en la que la sociedad se desarrolla, pues asegura que “Si reducimos nuestra vida cristiana a participar en el culto pero sin ningún compromiso con la sociedad, estamos participando del mal que está acabando con nosotros”.

Preservan 300 años de historia

En la capilla de Nuestra Señora del Rosario, se ofició la última misa del cura Hidalgo en 1811, hoy se encuentra en restauración. Fotografía: Adalberto Peña

Al tratarse de un templo con un alto valor histórico, cultural y eclecial con más de 300 años de existencia, su preservación y mantenimiento se tornan un tema importante, por lo cual, la Universidad Autónoma de Coahuila ha puesto en marcha un proyecto interdisciplinario para su restauración.

Según datos históricos, en Marzo de 1811, el cura Hidalgo ofició en esta capilla la que sería su última Misa antes de ser apresado. Lo anterior confirma las palabras de nuestro obispo a los medios de comunicación al declarar que “siempre en torno a un centro religioso, la comunidad organiza y da sentido a su vida” tomando en cuenta el contexto social de la lucha de independencia y el levantamiento de armas por parte del pueblo mexicano.

“La fe es un hecho vivo, la capilla está en función de la fe de la gente, las personas que han vivido aquí han transmitido, a través de su testimonio, la fe que permanece”. Finalizó.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE