Frutos de misericordia

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Las comunidades parroquiales del municipio de Arteaga están listos para poner en práctica lo aprendido en este año santo

 

301016-sanantoniomisericordiaimg_9340

Fray Raúl Vera López recibe a los peregrinos en la parroquia de San Antonio de Padua

Para los habitantes de la región de Arteaga, Coahuila, este año ha sido de aprendizaje y primeros pasos. Desde que nuestro pontífice, Francisco, decretó este año como el Año Santo de la Misericordia, las comunidades ejidales se dedicaron a entender y comprender el verdadero trasfondo que trae consigo el mensaje de la misericordia de Dios para comenzar a caminar hacia los objetivos que traza el Plan Pastoral de nuestra diócesis de manera organizada y con el firme propósito de llevarlo a cabo no como un requisito sino como parte de la organización del entorno social en el que viven atendiendo a las necesidades de su propia realidad.

A manera de concluir este año en el que se ha sembrado la semilla de una misericordia traducida en obras y amor al prójimo, integrantes de 28 comunidades de aquella región se reunieron en la entrada al ejido de San Antonio de las Alazanas de donde partiría en punto de las 12:30 horas una peregrinación hacia la puerta santa de la misericordia ubicada en el templo de San Antonio de Padua para ser recibidos por nuestro obispo con una celebración eucarística y un mensaje que invita a tomar parte en la reconstrucción social del país.

Encabezada por grupos de danzantes avanzó la procesión en la que personas provenientes de Los Lirios, Jamé, Escobedo, Santa Rita, La Efigenia, Mesa de las Tablas, Los Llanos y Huachichil, entre otros, hacían oración, cantaban y participaban del rezo del santo rosario hasta llegar al templo en el cual otro numero significativo de personas ya esperaba el contingente para atravesar juntos la puerta santa que, en conjunto con otra serie de pasos, otorga la indulgencia plenaria durante este periodo próximo a concluir.

“La misericordia no es un sentimiento bonito sino acciones concretas, hemos trabajado con la comunidad para responder nosotros ahora a la misericordia de Dios. Ahora empieza un plan de trabajo con las obras de misericordia; ya tenemos Caritas, Pastoral Social y debemos darle a todo un debido proceso”, señala el presbítero Felipe Martínez, quien acompaña el caminar de las comunidades en conjunto con el padre Octaviano Martínez, párroco del templo; además asegura que la clausura del año de la misericordia será la apertura de una labor de organización para que la comunidad misma empiece a responder a sus necesidades. En este caminar se ha logrado disipar el individualismo haciendo un llamado a la comunión y a la fraternidad a pesar del obstáculo que la distancia entre los ejidos representa, logrando también la inclusión de ejidos pertenecientes al estado de Nuevo León que por algún motivo se han visto desatendidas.

301016-sanantoniomisericordiaimg_9314

29 ejidos peregrinan hacia la Puerta Santa de la Misericordia en San Antonio de Padua

Por otro lado, pero en sintonía con las obras de misericordia cuyo objetivo es devolver dignidad a la persona que ha sufrido de maltrato, humillación y violación de derechos, las comunidades de Arteaga estarán estudiando la propuesta de refundación de la nación que se busca con la creación de una Constituyente Ciudadana Popular y que brindará un panorama distinto a los habitantes de la región para la organización no solo de las comunidades parroquiales sino de la sociedad en general. “Es triste que este municipio nunca ha conocido otra estructura y se conforman con lo que siempre se les da sin dar espacio a la reflexión, sin ver cuales son sus derechos y sus posibilidades; Esta (la constituyente ciudadana popular) es una fuente de concientización y trabajo con las propias comunidades”, manifestó el presbítero.

En su homilía, Fray Raúl Vera López, resaltó que el reino de Dios acontece cuando en la sociedad se establece el bien común y cada sujeto puede ser participe de la construcción de estructuras, de la vida política y social del país. “Se trata de que nosotros seamos instrumentos de purificación de lo que daña al ser humano dentro de las estructuras sociales y eso implica que todos tenemos que crecer. La iglesia tiene que hacer que se transforme la sociedad”.

Citando las palabras del papa Francisco en su visita a México, Monseñor Vera señaló que debemos crecer en nuestra madurez como ciudadanos. “El papa le dijo a los políticos: Mientras este pueblo no sea sujeto de su propia historia, mientras este pueblo no decida, México no va caminar. La iglesia es la estructura mas fuerte de este país que puede hacer la formación de un sujeto político y todo esto lo tenemos que hacer primero en una constitución en la que se está trabajando y que eso nos lleve a entender que hay leyes internacionales en donde nuestros derechos están protegidos”.

Durante la celebración también renovaron su compromiso los ministros extraordinarios de la eucaristía, a quienes se les invitó a formar agentes que se involucren en los distintos servicios que necesitan las comunidades. Nuestro obispo invitó a los feligreses a buscar la indulgencia plenaria al atravesar la puerta santa de la misericordia, misma que será clausurada el próximo 13 de noviembre por nuestro vicario general.

 

 

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE