Extraños y enemigos

Adalberto Peña

 adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Saltillo, Coahuila

29 de julio de 2019

Llama obispo de Saltillo a ser “buena semilla” en la sociedad y no ser “la cizaña”

 

Fray Raúl Vera López, O.P., durante la homilía en el segundo día del novenario del Santo Cristo de la Capilla. Fotografía: Adalberto Peña.

“Todas y todos tenemos los mismos derechos y la misma dignidad”, fue una de las primeras frases pronunciadas por Fray Raúl Vera López, O.P., a las 5:30 horas, al iniciar la primera de las celebraciones eucarísticas en el segundo día del novenario en honor al Santo Cristo de la Capilla, que este año aborda el tema de la fraternidad como eje de las reflexiones, en sintonía con la segunda fase de la primera etapa del Plan Pastoral que se ejecuta actualmente en esta diócesis.

Durante la homilía en la que se reflexionó sobre la forma en la que el mundo vuelve extraños y enemigos a las personas, el obispo Vera mencionó que cuando se deja entrar al mal en las estructuras políticas y sociales, éste crece y se multiplica, poniendo como ejemplo el caso de PEMEX en México, cuyo proceso se truncó para frenar su progreso y el desarrollo del país.

 “Los poderosos del mundo se dieron cuenta que si toda la humanidad entraba en el desarrollo y progreso, ellos debían bajar su nivel de vida, así, decidieron acumular riqueza en unos cuantos e implementar dinámicas de explotación en los países pobres. En México había una base para el desarrollo del país cuando el petróleo se manejaba por los mexicanos, pero todo lo que se tenía preparado para el crecimiento de PEMEX, se echó para atrás”, aseveró Vera López quién además aseguró que ésta y otras acciones como la venta de los bancos, han impedido el crecimiento de la nación.

 Advirtió también que la mecánica de militarización del país sigue vigente, misma que toma como excusa la guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado, lo que para  Monseñor Vera López representa una estrategia de control de la sociedad en la que se utiliza el miedo y la intimidación como principal acción de este plan.

 “Debemos entender que si los cristianos no tomamos el Evangelio como forma de vida, la cizaña seguirá creando estructuras de mucha maldad. La desigualdad de los mexicanos no solo son asuntos sociales, también tiene causas políticas, grandes negocios están concesionados por el Gobierno. Pasta de Conchos es el ejemplo de cómo Grupo México maneja sus minas, ha hecho su dinero a costa de sangre y con permiso de los gobiernos. Debemos entender que somos cristianos y hay que salir a ser buena semilla, para eso debemos ser más activos, pensar más e imponer nuestros criterios en la sociedad”. Finalizó.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE