Entusiásmense por dejar huella

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

Feligreses de la Saltillo 2000 festejaron a Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa

2-medalla-milagrosa-26-11-16

No sólo con los sacramentos se reafirma la fe o se es cristiano, hay que tomar acciones que lo reflejen fuera de los templos

Con una colorida y sencilla fiesta patronal, los fieles de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa honraron la advocación de la Virgen María, la Celebración fue presidida por nuestro Obispo Raúl Vera, concelebrada por el presbítero Arturo Calzada Pérez.

Previo a la Santa Misa, niñas y niños, madres y padres de familia peregrinaron en las calles de la colonia Saltillo 2000, acompañados de la danza del templo integrada por los niños que hicieron valla para recibir a Fray Raúl Vera, quien les bendijo con agua para entrar al templo. El viento frío que cobijó la noche no impidió que la iglesia luciera a su máxima capacidad. Después de escuchar la Palabra, los asistentes entre ellos 12 catecúmenos que recibieron el sacramento  de la Confirmación recibieron un mensaje preciso por parte de nuestro Obispo que puso el ejemplo de Jesús con el Padre, a quien siempre le debió obediencia en su voluntad humana.

“Jesús en su voluntad humana obedeció en todo al padre, él nunca hizo un pecado, él no cometió nunca una injusticia, y él se pasó predicándonos a nosotros el verdadero sentido de la vida humana, personal y social, el pasó y se acercó a las personas más abandonadas, a las personas más despreciadas, él se acerco a ellas o ellos, eran despreciadas por ser consideradas pecadoras o pecadores, o eran despreciadas por su condición social”.

La vida de Jesús de predicar con el ejemplo, estar cercano a los más alejados es un signo de que Dios viene a rescatar a los que se han perdido, no a quienes están inmersos en los templos, pues nos enseña por medio del Evangelio el verdadero sentido de la vida humana.

“Predicó la justicia e igualdad, para los romanos; eran racistas, había clases sociales, había esclavitud, eran personas que nacían esclavos y morían esclavos… Nobles, plebeyos, eso Jesús no lo aceptaba, todo esto rebotaba en el sistema político y religioso, lo fueron odiando hasta que lo pusieron en la cruz, pero nunca cambió su discurso porque es el discurso del Evangelio, el verdadero sentido de la justicia, la sociedad, la igualdad humana. Se fue exponiendo cada día más a la muerte. Una muerte humillante era el pago de nuestro rescate”.

Como bautizados todos hemos recibido al Espíritu Santo a través del sacramento, mismo que se ratifica con la Confirmación, por ello Monseñor Raúl Vera llamó a dar testimonio de esa fe que se reafirma en la conciencia personal, ya no por medio de nuestros padres y padrinos, por ello debemos actuar congruentemente como cristianos.

“Jesucristo no quiere corruptos, no quiere políticos perversos que nos hacen morir de hambre, Jesucristo no quiere rateros en el orden público, también nosotros tenemos que vencer ese tipo de cosas. Ya estamos en un proceso electoral, no es posible que ustedes vuelvan a votar por la misma persona que ya robo, que ya hizo barbaridad y media sólo porque les ofrecen un plato de pozole y las llevan en el taxi, no es posible que ustedes estén haciendo eso, porque están prolongando el robo, la injusticia, la corrupción que hace sufrir a mucha gente, eso es un pecado, vender el voto. Ir a votar por una persona que les dio dinero, 200 pesos es un pecado grave por qué, porque es meter al orden público el desorden de la injusticia y del robo y de la mentira, y eso causa muertes, eso causa torturas en la cárcel, muchachos que están ahí adentro que los torturan, que los maltratan y que si ellos denuncian eso les va peor todavía. Todo eso es de personas inmorales que están en el orden público que no entienden que el poder político que tienen les da libertad para hacer lo que les dé la gana y eso lo tienen que aprender de las personas honestas y con responsabilidad moral que somos los discípulos de Jesús”, puntualizó Fray Raúl Vera.

Con la encomienda de no sólo concientizar sino en hacer obras que reflejen el ser hijos de Dios, ocuparse de los demás con integridad y rectitud, yendo siempre hacia adelante en la vida social y política para provocar una formación ciudadana, mostrando el entusiasmo y lograr dejar huella en la comunidad.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE