Entregan su vida

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

22 de abril de 2018

Y se comprometen a servir,  sufrir por la verdad, la dignidad y libertad de sus ovejas

Conocer, razonar y difundir la Palabra de Dios. Foto: Brenda Delabra.

En la festividad de Jesús el Buen Pastor, cinco de nuestros seminaristas recibieron el ministerio de lector y tres el acolitado, lo que representa un paso más en su formación al sacerdocio que deberán ejercer con humildad y siempre sirviendo a sus ovejas.

El la capilla del Seminario  Mayor Sagrado Corazón de Jesús se celebró la Santa Misa presidida por Monseñor Raúl Vera, concelebró el rector del Seminario padre David García Rosales y el formador Juan de Dios Vega, quien presentó a los candidatos a ser instituidos para el ministerio de lector, fueron llamados
Ariel Martín Cortés Rodríguez, Osiel Eduardo Gámez Constante, Alan Iván González Padilla, Adalberto Llanas Martínez, Ebander Adonias López González y Osvaldo Yeverino Salas. Posteriormente Ebander Adonias López González, Christian Andrés López Uribe y José Héctor Pérez Hernández candidatos al ministerio de acólitos.

La homilía de Fray Raúl Vera fue dirigida a los ocho seminaristas que al recibir los ministerios y tras realizar su promesa de fidelidad, tienen una responsabilidad para con sus semejantes.

“El Buen Pastor es el que da la vida por sus ovejas, en otra parte del Evangelio nuestro Señor nos dice: este es mi mandamiento que se amen los unos a los otros; continúa diciendo y no hay amor mas grande que el que da la vida por sus amigos. Ahí se encierra un principio que abarca la vida humana. El Señor Jesús  habla para nosotros sus hijos, con las cualidades que cada quién tenemos y las distintas aptitudes son para enriquecer la vida humana”.

Invitó a los jóvenes a confesar a Jesús a través de la lectura del Evangelio con los signos y tiempo actual, porque la labor de ser un Buen Pastor es dar la vida por sus ovejas.

Llevar el pan de vida . Foto: Brenda Delabra

“El Evangelio que tiene el mundo es para tocar la realidad del día con día, arriesgar la vida, defender a los ovejas cuando las están maltratando, así es, pero no agarren la onda de que el padrecito es el que se sube al altar, al que le besan la mano, eso no es. Recibir un ministerio para servir a quienes van a ser acólitos y lectores, van a dar un servicio, las razones que la gente conozca la palabra de Dios y que la gente tenga el servicio de los sacramentos. Ya van a poder llevar la comunión y lavar los vasos sagrados, si la agarran por el lado de ya hago, van a ser unos perfectos inútiles. Testifiquen por la manera en que den su vida por sus semejantes”.

Al finalizar la homilía los cinco seminaristas fueron llamados para recibir la bendición  y la Santa Biblia, ya que a partir de la institución podrán proclamar las lecturas de la Sagrada Escritura , no así el Evangelio. Instruirá al Pueblo de Dios para recibir los sacramentos. Los acólitos recibieron la patena y el pan, con ello adquirieron la responsabilidad de llevar la Eucaristía a los enfermos, participarán en la distribución de la comunión en las comunidades que se requiera, además de aprender sobre el servicio al altar y ayudar al diácono o sacerdote en la celebración, también tienen la facultad de exponer el Santísimo Sacramento y hacer la reserva pero no darán la bendición.

Este momento de alegría fue compartido con sus familias, bienhechores y personas de la comunidad que domingo a domingo asisten a la Misa dominical.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE