El silencio destruye

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Dentro de las festividades en honor del Santo Cristo del Ojo de Agua, llama obispo a  no callar para reconstruir la sociedad

 

Es necesario hacer profesión de nuestra fe en todos los ambientes

En un ambiente de jubilo se vivió la primer misa en el día en que se festeja al Santo Cristo del Ojo de Agua en Saltillo. En punto de las 5:00 horas, al iniciar el día, gran parte de los feligreses, devotos y vecinos, se reunieron en las escalinatas que conforman el atrio de uno de los templos de mayor tradición en la ciudad capital para celebrar la Santa Misa que cada año tiene lugar en el arco conmemorativo y que preside Fray Raúl Vera López.

La Schola Cantorum, conformada por seis coros distintos de la parroquia, desde temprano afinaban voces e instrumentos para estar listos alabar a Dios con el canto bajo la dirección del presbítero Christian Figueroa, quien tuvo la iniciativa de comenzar con el proyecto con la finalidad de reunir los diferentes talentos de la parroquia por un solo fin.

En su mensaje a los asitentes y recordando la presencia de la reliquia de San José Sanchez del Río en nuestra diócesis, Monseñor Vera los alentó a seguir su ejemplo de profesar la fe en distintos ambientes y en situaciones adversas, sin miedo y proclamando siempre la verdad a pesar de ser perseguido.

“Nosotros formamos parte de la familia humana, la cual debe seguir evangelizandose en los espacios donde los cristianos vamos diariamente. Ahí tenemos que dar testimonio de nuestra fe. Nuestro silencio como cristianos, ha llevado a que esta sociedad se descomponga, que los salarios sean tan bajos, que nuestros recursos naturales se manejen por gente que quiere aprovecharse de los mexicanos”.

Misa en honor al Santo Cristo del Ojo de Agua

Desde las escalinatas, nuestro obispo  pidió no guardar mas silencio y alzar la voz en pro de conseguir una vida como la que Dios anhela para nosotros: con dignidad y justicia. “Confesar la fe es unirnos para corregir a quienes hacen las cosas mal, a quienes nos gobiernan de mala forma. Los cristianos debemos tener presencia en todos los ambientes, a José Sanchez del Río no lo matsron por estar en un templo sino por andar afuera profesando su fe. El amor de los cristianos debe traducirse en obras, no podemos hacer cristianismo de culto”.

Al finalizar la celebración, el pastor de nuestra diócesis bendijo el ojito de agua  que alimenta y abastece del vital líquido a toda la ciudad y donde se presume fue fundada. Posteriormente, al interior de la parroquia, visitó la reliquia de San José Sanchez del Río, el santo mexicano recientemente elevado a los altares por el Papa Francisco.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE