Dios no se equivoca

 

Fernando Hernández

fernandohg@diocesisdesaltillo.org.mx

Comunidad católica gay de Saltillo celebra sus 17 años

 

Reunión Sabatina San Aelredo. Archivo San Aelredo.

“¡Qué se les de atención!”, fue la instrucción del Obispo de la Diócesis de Saltillo Raúl Vera, tras recibir la visita del sacerdote Robert Coogan, quien le presentó la situación de uno de los jóvenes de la parroquia que fue corrido de su casa, por su orientación sexual.

 
En el año 2002 se empezó a trabajar con la población lésbico, gay, bisexual y trans (LGBT) en la capital del Estado de Coahuila. Liderados por Marco Antonio Mata y el sacerdote Robert Coogan, un grupo de jóvenes empezó a reunirse cada sábado, hasta que un par de años después, padres de familia con hijos no heterosexuales participaban de las reuniones. La comunidad San Aelredo llegó a organizar festivales anuales de cine, foros de diversidad sexual, retiros y misas. El grupo toma el nombre por Ælred de Rievaulx, monje y abad cistercience inglés que además de la católica, le incluyen en el santoral algunas iglesias cristianas y en la anglicana.
 
San Aelredo se fue integrando como grupo católico por mujeres y hombres jóvenes de las diferentes parroquias de Saltillo que conocieron del proyecto por invitación directa de coordinadores y participantes, es decir de voz en voz y sin promociones oficiales o forzadas. Fueron las y los jóvenes y sus familias quienes permitieron que la iglesia católica tuviera un acercamiento con uno de los sectores más discriminados de la sociedad, logrando que poco a poco sus integrantes compartieran su vida e incluso las manifestaciones violentas de homofobia que habían sufrido.
 
“Pasaron grandes cosas y logros en la organización de un retiro espiritual, un foro de diversidad sexual, familiar y religioso, también un festival de cine lésbico/gay, pero viviendo las enseñanzas de la Iglesia y participando en las actividades de las misas a fin de mes, las reuniones sabatinas, permitieron que se crearan lazos de amistad y compañerismo”, comentó Noé Leonardo Ruiz Malacara quien es el presidente de la Asociación Civil Comunidad San Aelredo. “Una de las enseñanzas que nos ha dado el Obispo es que todas y todos somos iguales ante los ojos de Dios. Cuando hablaba de nuestra comunidad él solía decir: ‘No sólo tenemos que convivir, tenemos que acogerles, como iglesia, como hijas e hijos de Dios’, aunque por esa apertura también el Obispo recibió críticas».
 

Misa con Población LGBT. Archivo Comunicación.

En marzo del año 2011 el Obispo Raúl Vera clausuró el IV Foro de Diversidad Sexual, Familiar y Religioso organizado por San Aelredo en el que participaron entre otras personalidades la Dra. Rinna Riesenfeld, terapeuta y escritora, Raúl Lugo, sacerdote y biblista, Fray Julián Cruzalta, especialista en ética y teología, y James Alison, teólogo y sacerdote. Para mediados de julio aparecerían unas mantas afuera de ciertos templos católicos con la leyenda «Queremos un obispo católico». Posteriormente el Obispo fue llamado por el Vaticano, para que hablara sobre el trabajo pastoral con la comunidad LGBT.

 
San Aelredo llegó a ser parte integral del Plan Orgánico de Pastoral dentro de la estructura de la Pastoral Social Diocesana, donde también se atienden otras dimensiones como son la promoción y el desarrollo de los Derechos Humanos, la formación de la ciudadanía y la atención a otros grupos como los presos, los migrantes, las personas sordas y otros grupos víctimas de discriminación. Para finales del año 2011, San Aelredo dejó de ser parte del Plan Diocesano de Pastoral a petición de funcionarios de la Santa Sede de aquellos años.
 
Evangelizan en red
 
A pesar de que existen en Latinoamérica varias diócesis trabajando con grupos LGBT, incluyendo Saltillo con el grupo Lambda, éstas no cuentan con una instrucción al respecto como es el caso de los Estados Unidos, donde se realiza una labor integral en 50 de ellas.
 
En México existen otros grupos que dan atención espiritual a personas diversas y a pesar de no contar con la anuencia de sus Obispos, cuentan con acompañamiento de reliogosos y sacerdotes solidarios con sus grupos, y sus integrantes se preocupan por tener una constante y profunda formación espiritual, bíblica y teológica. En octubre del año 2018 se consolidó la Red Arcoíris capítulo México con un encuentro en el cual participaron líderes de las poblaciones LGBT de diferentes estados del país. La rama del Global Network Rainbow Catholics en México, de acuerdo al evangelio y en un espíritu de reconciliación y amor, tiene por objetivo crear una red de fieles cristianos que formen parte de la Iglesia Católica Romana y que estén a favor de una Pastoral de la Diversidad para lograr el intercambio de ideas y experiencias que permitan la generación de herramientas que favorezcan la inclusión, la dignidad y la igualdad de la comunidad arcoíris. Entre los grupos participantes estuvieron presentes Lamda, Comunidad Diversa Vino Nuevo, La Casa de las otras Ovejas, Hava Hinam, Hammat, Comunidad Ecuménica Queer Puebla, Adamah, Sembrando Unidad en la Diversidad y Familias, Unidad en la Diversidad.
 
En la comarca lagunera se encuentra el grupo Hava Hinam, mayormente integrado por mujeres, atienden a personas de Torreón, de Gómez Palacio y de la ciudad de Durango, con quienes buscan un espacio de fe y reflexión desde la espiritualidad cristiano-católica. En Saltillo trabaja el grupo Lamba que está integrado en su mayoría por personas adultas quienes realizan actividades mensuales para un asilo de ancianos y refuerzan su esperitialidad con el sacramento de la Eucaristía.
 
En septiembre del año 2012 Noé Ruiz creó la Asociación Civil y a pesar de continuar con el trabajo, se desliga de la Diócesis de Saltillo para no afectar el trabajo pastoral del Obispo ni a otros grupos. “Un malentendido en los medios de comunicación católicos, no permitió que se siguiera con el trabajo dentro de la diócesis”, dice Noé haciendo referencia a un medio ultraconservador que atacó con mucha saña tanto al Obispo como a las personas homosexuales.
 
En marzo del 2013, el Obispo Vera dio a conocer una Nota sobre cuestiones de la Doctrina de la Iglesia indispensables para salvaguardar en la pastoral con personas homosexuales, que le pidió hacer la Congregación para la Fe, donde se debían exponer las directrices que se tenían en el grupo y que iban acorde al Plan Orgánico de Pastoral y al Magisterio de la Iglesia Universal.
 

Clausura del Retiro de San Aelredo del 2011. Archivo Comunicación.

A diferencia de esos años en los que la Santa Sede le pidió cuentas al Obispo sobre su pastoreo con personas LGBT, en el 2018 el Cardenal Carlos Aguiar Retes mandó una carta a líderes gays reunidos como Red Arcoíris México, con la cual no sólo marcó un cambio en cuanto al acompañamiento a personas de la diversidad sexual, sino que se alineó a lo que el Santo Padre pide, haciendo votos para que la Iglesia de México fuera lo incluyente que debe ser: “Una iglesia que atiende los diversos ambientes y personas sea cual sea su necesidad y situación; una iglesia solidaria, comprensiva y consoladora”, tal como lo repitió el Papa Francisco en las reflexiones del Sínodo de los jóvenes el año pasado.

 
A pesar de la ruptura oficial con la Diócesis de Saltillo, y tras superar amenazas y golpes en contra de los coordinadores del grupo, de ignorar o aclarar difamaciones provenientes de grupos conservadores, al salir del closet dentro de la iglesia, las y los integrantes de la comunidad San Aelredo, afirman haberse liberado al hablar con la verdad y seguir siendo parte activa de su Iglesia. Por ello celebrarán los 17 años de su fundación con una misa que oficiará el Obispo Raúl Vera el próximo domingo 20 de enero en la capilla del Santo Cristo en la capital coahuilense. “Estamos orgullosos de ser hijas e hijos de Dios, tenemos el derecho de estar aquí”.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE