Diócesis de Saltillo tiene su “Moneypool”

 

Jacobo Ordoñez

jacoboordonez@diocesisdesaltillo.org.mx

Saltillo, Coahuila a 20 de abril del 2020

 

Entra aquí para donar en ‘Diócesis de Saltillo A.R.’. Moneypool es un app para facilitar los pagos entre amigos. https://www.moneypool.mx/p/vM2cqWU

 

El 8 de abril pasado lanzaron el “moneypool” bajo el nombre de la diócesis

Sin estrategia de promoción, sin un listado de parroquias o colegios católicos, un grupo de amigos decidió apoyar la idea Ana María González Mendoza y César Fuentes Valero, del Patronato de la Casa de la Iglesia para desarrollar una manera de ayudar económicamente a la Diócesis de Saltillo. El 8 de abril pasado lanzaron el “moneypool” bajo el nombre de la diócesis y esperan que las personas se solidaricen entrando a la página https://www.moneypool.mx/p/vM2cqWU para compartir su ofrenda para que puedan seguir pagándose los servicios y atenciones que realizan las 90 parroquias de los 18 municipios que integran nuestra diócesis.

 

La idea de los integrantes del patronato fue utilizar la plataforma que grupos de amigas y amigos utilizan para juntar dinero para planes, fiestas, regalos, quinielas, lo que sea que implique intercambio de pagos entre grupos. La página de la aplicación es recomendada por ser segura al evitar que las personas carguen con efectivo o cambio. Uno de los comentarios de la misma es el siguiente: “Chulada de herramienta para juntar la lana, fácil de usar, rápida, te evitas demoras y contratiempos…”. Una vez entrando a la página, la persona interesada debe darse de alta en el sitio con una dirección electrónica o un celular, y crear una contraseña; dentro de los tipos de pago que pueden hacerse, los pagos con tarjeta tienen una comisión del 2.9%. Una vez que se es participante, puede conocerse la lista de otros participantes, como si fuera un grupo de amigos como cualquier otro, salvo que éste se ha integrado para “colectar el apoyo suficiente para cubrir las necesidades de las parroquias de la periferia y rurales, así como a las personas que aquí laboran y las comunidades de escasos recursos a su cargo”, según se alcanza a leer en un mensaje que se despliega en la página.

Ana María González invita a utilizar los recursos digitales como “moneypool” para actuar solidariamente con los sacerdotes mayores, con trabajadores de comunidades parroquiales, con el personal de las parroquias de las periferias y de las zonas rurales, con las personas con las que trabaja la pastoral social, sean migrantes, víctimas de violaciones de derechos humanos o la misma pastoral penitenciaria, y con las personas que a diario llegan a los templos y a casas de los curas a pedir comida, despensas, medicamentos, pagos de servicios o de rentas. “Habría que tener una red más grande para compartir la liga para depositar. Hay personas de cierta edad que les da miedo dar la información de su tarjeta para el cargo”, sin embargo cada vez es más común y seguro hacer pagos desde las plataformas digitales en el diario vivir.

Ana María había pensado que promoviendo esta iniciativa entre sus grupos de amistades, no habría ningún problema para apoyar a las parroquias, sin embargo, el escepticismo y controversia entre la comunidad eclesial la hace compartir su propuesta para que más personas conozcan la plataforma para hacer donativos, y también evitar confusiones y dudas, incluso de parte del presbiterio. “Somos amigos laicos comprometidos con nuestra iglesia católica, con la esperanza de que todo estará bien cuando esta crisis sanitaria y económica concluya”.

En medio de la Pandemia provocada por el Covid19 la Diócesis de Saltillo, A.R. el 28 de febrero emitió la circular 3/2020 en la que pidió que la comunión se diera en la mano y el saludo de paz se realizara sin contacto físico. El 13 de marzo con la circular 4/2020 pidió reforzar medidas de higiene entre ministros de comunión, realizar celebraciones Eucarísticas en espacios abiertos y promover que personas con enfermedades respiratorias siguieran las actividades a través de medios digitales. El 18 de marzo se determinó suspender las celebraciones de culto público de manera presencial con la circular 5/2020; este documento incluía celebrar la Semana Santa a puertas cerradas.

Los contagios y las muertes que provoca el coronavirus son cada vez más cercanos a las familias de nuestra diócesis. Se insiste en el cuidado personal, la limpieza de manos, evitar llevar las manos sucias a ojos, nariz y boca y sobretodo, la diócesis sigue pidiendo evitar imprudencias y quedarse en casa. Como lo dice el mensaje de Pascua del Obispo: “Cada acto solidario, creativo y valiente para entregar comida, respiradores, cubrebocas, papel higiénico, leche, pañales, mantener inquilinos o empleados, y tantos otros, son entrega de amor incondicional que de manera excepcional transforman la vida en plenitud; esa es la Pascua”.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE