Dimensionen lo que sucede en su entorno

Brenda Delabra

Sean personas que impulsen el cambio hacia el bien y practiquen siempre la oración, el ayuno y la caridad.

Las mujeres tienen derecho a decidir. Fotografía: Brenda Delabra

En el segundo domingo de Cuaresma, la Liturgia de la Palabra invitó a hacer un esfuerzo de mantener un diálogo con Jesús, como Él lo tuvo con sus discípulos. Este domingo 8 de marzo Día Internacional de la Mujer el Obispo Raúl Vera López, recordó la sensibilidad que hay por los feminicidios que en ocasiones son cometidos por personas del entorno familiar y causa un gran daño a la sociedad.

Durante los 40 días de preparación para entender la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, la Iglesia pide a los católicos practicar la oración, el ayuno y la caridad, lo que nos recuerda los 40 días que Jesús estuvo en el desierto de Jericó, en oración, sin probar alimento como parte de su preparación para restaurar la historia, restaurar la humanidad y restaurar la relación del hombre con Dios.

Actualmente esta restauración debe ser lo que mueve a las y los bautizados a no solamente estar y andar en la presencia de Dios, sino ver que hay alrededor de la vida de cada una y cada uno, de nuestras y nuestros hermanos, no solo tener la disciplina con el cuerpo a través de la abstinencia de alimento, el ayudar al que no tiene, porque hoy en día a algo más profundo.

“Que nosotros veamos que alrededor de nosotros vive mucha gente con muchas limitaciones, que no alcanzan a tener lo mínimo necesario para ellos y su familia, y nos pide que nos compadezcamos de nuestro prójimo. Pero esto lleva también consigo algo más amplio que es la organización de la sociedad para que la familia este atendida, para que la familia tenga un ingreso justo, las estructuras laborales, estructuras económicas, cómo están recompensando, cómo están proveyendo los productores, los empresarios, cómo proveen al obrero para que su familia viva dignamente y el gobierno, la organización política cómo provee a todos los servicios, porque no solamente es necesario el trabajo con un salario justo, también es la educación, la salud, la seguridad hoy en le mundo entero se celebra el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer y hemos escuchado muchas cosas durante estos días, la prensa, las redes sociales hablan mucho de este día”, dijo durante la homilía Fray Raúl Vera.

Participar en la Eucaristía fortalece a las y los cristianos. Fotografía: Brenda Delabra

Sobre el movimiento del 9M, el pastor de esta diócesis dimensionó sobre los feminicidios en los que se ven involucrados integrantes de las familias, y destacó: “Aunque decimos los hombres también a nosotros nos matan, nosotros morimos por otras cosas, la mujer muere por ser mujer, nosotros morimos porque hay mucho sicario, morimos en las guerras que se crean, a los hombres los matan hombres, es raro que una mujer mate a un hombre, si los hay, pero es muy raro, lo hacen cuando las tienen hartas. Está pasando con la mujer en este momento y en México al punto que las mujeres mexicanas decidieron hacer un paro, paro significa no hacerse presentes en ninguno de los lugares donde ellas trabajan para que los mexicanos apreciemos cuál es la presencia de la mujer en nuestra sociedad, que nosotros nos demos cuenta y especialmente los varones que tenemos muchas escusas para hacernos a un lado de todo lo que padecen las mujeres”.

Monseñor Raúl Vera, habló sobre la sanción que el Municipio de Saltillo pretendió hacer a la defensora de derechos humanos Jaqueline Campbell por pintar en la fachada de unos condominios un mural con los rostros de tres mujeres coahuilenses que fueron asesinadas. Y en memoria de ellas se visibiliza la situación de este depredador que cada día lastima a más familias como las madres, hermanas, abuelas, tías que son parte de FUNDEC, o las madres que buscan a los migrantes desparecidos en todo Centroamérica.

“Pues entonces hay una realidad en torno a nosotros, nuestra conversión tiene que ser en ese sentido de darnos cuenta qué esta pasando a nuestro alrededor por qué de ello le vamos a dar cuenta a Dios cuando lleguemos a su presencia o en el juicio final”, puntualizó el fraile dominico que pidió a las y los fieles fortalecer su ser cristiano para ser profetas en medio de la sociedad para ser personas que impulsen el cambio hacia el bien.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE