Devoción, no tradición

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Madre e hija acuden desde hace 23 años a cantar a la Virgen Morena

“Cada paso que damos dentro de esta empresa elevamos una oración por todos nuestros obreros”

Cada año, la noche del 11 de diciembre no es una más para Nene Herrera y Flor de Azalea, quienes este 2016 celebran 23 años de regalar su talento a la Morenita del Tepeyac. Acompañadas por el Mariachi Coahuila, el dueto llega puntual a la cita en la empresa Altos Hornos de México, donde, en vísperas de la fiesta en honor a Santa María de Guadalupe, se realiza un recorrido por las diferentes áreas de trabajo y los nichos ahí colocados para venerar a la Madre de los mexicanos.

Con un atuendo muy peculiar, el cual lleva confeccionado la imagen de la Virgen de Guadalupe, madre e hija se disponen a entonar cantos del dominio público acordes a la fecha, previo al mensaje que Monseñor Vera López dedica en cada departamento a los obreros y personal de la empresa. Es la devoción de estas mujeres la motivación para cantarle a quien es considerada Reina de México y para ellas una manera de agradecer su compañía e intercesión durante todo el año.

“Hoy cumplimos 23 años continuos para gloria de Dios, para mí la Virgen de Guadalupe nos ha traído maravillas hermosas, sobre todo salud, fortaleza y más amor por ella y por nuestra fe católica”, comenta Nene Herrera, visiblemente emocionada por su presencia un año más en este recorrido, quien además menciona que su participación en el mismo le ha dejado un cariño por el Obispo Emérito, Francisco Villalobos, con quienes iniciaron y nuestro Obispo, Fray Raúl Vera López, quién al saludarlas apunta “Parece que fue ayer cuando nos vimos por última vez”.

Nene Herrera y Flor de Azalea cantando a la virgen en el área de Perfiles Pesados de la empresa AHMSA

Formar parte de éste tradicional festejo no se queda solo en cantar, el dueto asegura que durante el recorrido van elevando oraciones y plegarias por los obreros y trabajadores de AHMSA para que, por intercesión de la Virgen Morena, puedan salir adelante. Pertenecientes a la comunidad parroquial del Sagrado Corazón de Jesús, que lidera el presbítero Gilberto Almaraz, consagran sus voces antes de iniciar y en cada nicho alzan sus voces como una plegaria. “una ocasión yo estaba muy enferma, estaba afónica, estuve a punto de decir que no venía pero algo dentro de mí me motivo a venir con todo y la enfermedad; cuando empecé a cantar, parecía que yo no estaba enferma, hice todo el recorrido y salí de aquí sin ninguna molestia”. Cuenta Flor de Azalea como parte de las anécdotas durante éstos 23 años.

Agradecidas por la invitación, aseguran que no fallarán a su compromiso con la Morenita, mientras las sigan invitando a ser parte de ésta tradición que ellas traducen en una devoción que va en aumento por quien es considerada Reina de México y Emperatriz de América.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE