Desaparecidos muestran sus “Huellas de la Memoria”

Esmeralda Sánchez

esmeraldasanchez@diocesisdesaltillo.org.mx

A través del calzado de sus familiares, se hacen presentes en una exposición plástica

 

270816Huellas 1

Toda la familia de los desaparecidos se ve involucrada en la búsqueda, desde los más pequeños.

Para recuperar la memoria que como sociedad hemos perdido, familias de desaparecidos prestaron los zapatos con los que han realizado la búsqueda de sus seres queridos para que en sus suelas quedaran grabadas las historias de cada uno de ellos y así dar vida a la exposición plástica “Huellas de la Memoria”, del autor Alfredo López Casanova.

Durante la presentación, el escultor expresó que el proyecto “es un acompañamiento en la construcción de objetos; es un memorial. Como este es un país que tiene una fragilidad de la memoria muy fuerte, donde lo más fácil es olvidar, nosotros necesitamos hacer presentes a nuestros familiares, que esto no se olvide”.

“Este es un país con una severa crisis humanitaria, añadió, y huellas de la memoria nace mucho del dolor pero también de la esperanza porque las familias están construyendo una ley porque quieren cambiar al país… no vamos a olvidar y vamos constantemente a construir la memoria acompañada de la justicia. No vamos a descansar hasta que haya justicia y hasta que este país cambie”.

Huellas de la Memoria está construida de manera cronológica y es por ello que inician el recorrido los zapatos de la maestra Braulia, originaria de Guerrero y esposa de Epifanio Mirel Rojas, desaparecido el 19 de mayo de 1969; quien constituye la primera desaparición documentada en México. “La maestra Braulia tenía 40 años guardando estos zapatos”.

La vida que marca esta exposición se sustenta dado que nació de que las propias familias comenzaron a guardar los zapatos como símbolo de su caminar por oficinas y dependencias, así como lugares específicos en que acudían a buscar algún rastro de su desaparecido; “el proyecto de huellas de la memoria es una construcción de un objeto incomodo que nos interpela, en un país y en una sociedad que está en un periodo de negación Las familias empezaron a López Casanova, desde la empatía ha logrado reflejar a través de su obra, el dolor, el cansancio, la búsqueda incansable.

270816Huellas 2

Toda la familia de los desaparecidos se ve involucrada en la búsqueda, desde los más pequeños.

Familiares de Ayotzinapa, de Guatemala y Honduras; así como niños de Argentina forman parte de la exposición, que también incluye calzado de familiares de desaparecidos en Coahuila, como es el caso de Ixchel Teresa Mireles Rodríguez, del Colectivo Laguna, que expuso su caso y su sentir al ser incluida en la muestra: “Mi esposo es Héctor Armando Tapia; a mi casa entraron hombres armados y se lo llevaron diciendo que eran Federales. Conocí en México al escultor Casanova, y yo batallé mucho para entregarle mis zapatos. Sí es el caminar de oficinas, de ir a veredas aunque nos digan que no; esto es para que no olviden que habemos gente que los buscamos a ellos. Pero yo pienso que no soy yo la importante, es él, mi esposo. Que si está en algún lugar sepa que lo estamos buscando”.

María Guadalupe Álvarez García, hermana de Jaime César Álvarez García desaparecido el 6 de enero de 2012 en Piedras Negras, Coahuila; destacó que los tenis entregados de su parte “fueron unos que mi hermano me regaló, y no pensé que esos tenis fueran a estar ahora allí buscándolo, pidiendo a gritos su regreso. No sé cuándo, no sé cómo pero ojalá un día él los vea y vea que estoy a la par junto con mi mamá buscándolo hasta encontrarlo”.

Diana iris García; que busca a su hijo desaparecido desde el 21 de febrero de 2007 en Ramos Arizpe Coahuila; declaró: “Mis zapatos están allí, y yo quiero decir que todos los testimonios de mis compañeras son muy fuertes y las desapariciones de nuestros seres queridos nos han trastocado la vida y de toda la comunidad; y lo que se debe entender es que trastoca la vida de la sociedad porque también le faltan los nuestros”.

Consideró que en México “somos un pueblo sin memoria y mientras sigamos (así) los crímenes se seguirán repitiendo y los delincuentes de ayer siempre protegerán a los de hoy. Nosotros no queremos que se olvide que el Estado Mexicano no los ha buscado, que se recuerden sus rostros, sus historias; que no son un número de expediente nada más, este es un ejemplo de creatividad, de que los familiares seguimos luchando… Esta lucha es por todos, no sólo por quienes tienen desaparecidos, porque no queremos que haya un desaparecido más. Por eso seguimos”.

Pasos nacionales y universitarios

Guadalupe Pérez Rodríguez, de la organización “Hijos por la Identidad y la Justicia Contra el Olvido y el Silencio en México”, colectivo de hijos e hijas de desaparecidos, asesinados, exiliados y ex presos políticos de México y América Latina; expresó que su participación incluye zapatos de compañeros de sus colectivos “como parte de ir juntando estos pasos y exigencias que día a día se están sumando”. Su padre Tomás Pérez Francisco fue desaparecido el Primero de Enero de 1990 en Puebla, y formaba parte de la lucha campesina en defensa de la tierra.

Expuso que la vivencia de los familiares es la simulación, de la que también forma parte Coahuila; “porque en términos formales se podría pensar que Coahuila está muy de avanzada en la atención de estos crímenes, de estas denuncias por desapariciones; pero en realidad si bien sabemos que hay mesas con el Gobernador y otros funcionarios, en el día a día no se logra la exigencia principal que es que encuentren a las personas desaparecidas, que empiecen a enjuiciar a los responsables, donde han sido identificados. En ese sentido confirmamos la experiencia de simulación donde se hace como que se hace pero al final del día no se da un resultado”.

Expresó que es mejor que esté legislado porque eso hace que se pueda dar un posicionamiento de los familiares, como es el caso de la declaración por ausencia; no obstante el resultado esperado siempre es la localización del desaparecido y la aplicación de la justicia en cada caso.

270816Huellas 4

Familias de desaparecidos en Coahuila aportaron los zapatos que han usado en su búsqueda incansable, a fin de recuperar la memoria que como sociedad hemos perdido.

Por su parte el padre Pedro Pantoja Arreola, Coordinador Diocesano de la Comisión para la Construcción de la Ciudadanía, resaltó la importancia de la participación de la sociedad en este tipo de manifestaciones que vinculan el arte y la realidad social; “todos tenemos que entrar a esa dimensión porque el dolor de ellas es nuestro dolor y su lucha es nuestra lucha”.

Alfonso González Ramírez, director de la Escuela de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Coahuila, donde se lleva a cabo la exposición, expresó que ésta continuará en las próximas tres semanas y el ingreso es totalmente gratuito, al añadir que como parte de la concientización hacia la comunidad universitaria el próximo miércoles 31 de Agosto se realizará una plática para estudiantes y maestros para explicar el sentido de la exposición y añadió que “una universidad pública si no está vinculada con su sociedad no sirve para nada, tenemos que apoyar a la comunidad”.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE