Démosles dignidad

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

Dentro de la celebración en memoria de los migrantes asesinados en su paso por Coahuila fray Raúl Vera pidió a los cristianos ayudar a nuestros hermanos migrantes

Los migrantes ofrecieron flores a sus hermanos asesinados Foto: Brenda Delabra

El dolor de salir de sus países natales, dejar a sus familias, viajar con una mochila, gorra, tenis, una cobija y el deseo de encontrar un mejor futuro es lo que ellas y ellos tienen en común. El valor de subirse a la Bestia, enfrentar toda clase de peligros hasta perder la vida como fue el caso de David, Delmer Alexander, Ismael y miles de migrantes que han muerto en territorio mexicano.

Como cada año en el día de los fieles difuntos Fray Raúl Vera presidió la Santa Misa en memoria de los migrantes víctimas de la violencia, de la insensibilidad de una sociedad que está en el proceso de reconocer el valor humano que hay en ellos. Concelebraron el padre Pedro Pantoja y el presbítero Adolfo Huerta, al pie de las cruces de David y Delmer.

La primera lectura del Libro de la Sabiduría, la segunda lectura de la Carta del Apóstol San Juan y el Evangelio de San Mateo, fueron textos propicios para este día, pues nuestro Obispo los calificó como una clara descripción de la situación que se vive en la actualidad.

“Cuando el Libro de la Sabiduría nos habla de los justos de quienes se ríen los insensatos y los necios, que dicen que la vida de los justos no tiene sentido, que aquí en la tierra el que verdaderamente le encontró sentido a su vida es el que se aprovecha de todos, el que le importan nada los que sufren los demás, sólo le importa hacer dinero, sólo le importa darse buena vida, sólo le importa  su comodidad  y por eso se ríe del justo que se preocupa por los demás. Este es el cuadro que nosotros vemos en todo nuestro país, desde las personas que les dañan a ustedes, desde las personas que se niegan a entregarles un documento para que vivan con seguridad, las personas que se atreven a quitarles lo poco que traen, esos son de los que habla el Libro de la Sabiduría. Esos que se ríen, esos para quienes ustedes no significan nada, empezando por sus propios países y nosotros también tenemos personas que deben salir a Estados Unidos. No significan nada con los salarios, la falta de los servicios que están encaminados para dar una vida digna,  no les importa un comino la gente”, se refirió Fray Raúl Vera a las esferas política, económica y empresarial.

A los vecinos, personas que ya han tomado esta celebración como signo de lucha por nuestros hermanos migrantes, y de agradecimiento a doña Esther quien fue el pilar para tender la mano a todos los hombres y mujeres que pisan nuestro territorio en busca del sueño americano, Monseñor Vera les pidió trabajar arduamente, levantar la voz y defender el derecho que como seres humanos se les ha quitado a los habitantes de Guatemala, El Salvador, Honduras, ante la situación política Venezuela, y no verlos como los gobiernos de México y Estados Unidos los ven, como basura, sino el acogerlos como hermanos nuestros, hombres y mujeres integras que se juegan la vida con tal de tener una vida digna individual y para los suyos.

Tener presentes los actos de injusticia contra migrantes debe alentarnos a tenderles la mano Foto: Brenda Delabra

“Ustedes son los justos de los que habla el Libro de la Sabiduría, ustedes saben lo que debe ser la vida digna para sus hijos, sus familiares, ustedes son los justos que verdaderamente le encontraron sentido a la vida. Por dignidad no quisieron trabajar en el salario de miseria porque saben que eso va a dañar, no quisieron quedarse en su patria para morir en el hambre, la inseguridad y no ver morir a sus padres, hermanos e hijos, nuestro Señor esta departe de ustedes, al final de la historia Jesús va a poner en claro y de un lado a va a poner aquellos que se burlan de ustedes y en el otro a los justos”.

Hizo énfasis en el proyecto del Evangelio que está diseñado para que todos vivamos dignamente, y no sólo unos cuantos a costa de la miseria de salarios que enriquecen las bolsas de todos quienes explotan a los ciudadanos.

Durante la Santa Misa se honró la memoria de migrantes caídos en nuestra ciudad, en el ofertorio los migrantes entregaron los signos que los acompañan durante su viaje a los Estados Unidos. Antes de finalizar la celebración al pie de las cruces de David y Delmer los asistentes pusieron una ofrenda floral como signo de que su muerte permanece en la memoria de una sociedad que sigue sin comprender el sacrificio que ellos hacen en su búsqueda por tener una vida digna.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE