Cuando se obrar con caridad

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

01  de mayo de 2019

Saltillo, Coahuila 

Las puertas del cielo se abrirán, San Francisco de Paula

1. La Banda Halcón de Peña participó en la peregrinación y entonó las mañanitas al llegar a la rectoría. Fotografía: Brenda Delabra

Un día especial vivió la Orden de los Mínimos al celebrar 500 años de la canonización de su fundador, San Francisco de Paula, a quien honraron con una peregrinación desde el Convento de Nuestra Señora de la Soledad hasta la rectoría de Nuestra Señora del Sagrado Corazón.

A las 18:00 horas la reliquia e imagen de San Francisco estaba en la entrada del convento, afuera los fieles, la danza Nuestra Señora de Schoenstatt ya  esperaban el momento para salir en procesión. Fray Omar Solís acompañado de las hermanas Mínimas hizo la bendición de las medallas con reliquia de tercer grado para luego entregarlas a niñas, niños, jóvenes, adultos y adultos mayores.

Posteriormente incensó la reliquia de primer grado, un fragmento de hueso de San Francisco de Paula, y la imagen del santo que fueron llevadas por laicos comprometidos por las calles de Guerrero, Gómez Farías, Matamoros en el domicilio de la señora Juana Juárez y don Rafael Cisneros, quien al escuchar los matlachines tomado de su andador dio unos pasos a la puerta, al contemplar la reliquia estuvo muy conmovido y aunque la parálisis le impide hablar, sus gestos hacía los fieles que le acercaron la reliquia, fueron de alegría al igual que para el padre Omar Solís quien los bendijo, además de ponerles la medalla con la reliquia.

Así durante el paso por la  calle de Bolívar más adultos enfermos se acercaron, contemplaron y oraron junto a fray Omar, las hermanas Mínimas, y los laicos acompañados por la banda Halcón de Peña que interpretaron “Altísimo Señor”, “Bendito, sea Dios”, a la llegada a la rectoría de Nuestra Señora del Sagrado Corazón “Las Mañanitas” y “Celebremos con gusto”, temas que arrancaron el aplauso de la feligresía.

La Misa Solemne fue celebrada por el padre Omar Solís, quien en la homilía recordó que San Francisco de Paula atrajo a poderosos y humildes, “Lo reconoce la  gente potente, la gente fuerte, lo reconoce como amado del pueblo y ¿por qué lo ama la gente pobre y sencilla? Porque siempre encontraba una palabra, obraba con caridad, la gente era escuchada, no siempre les lograba resolver sus problemas… Acudía la gente pobre y sencilla porque los ayudaba sobre todo al encuentro con Dios, es este el don de la santidad”.

1. La devoción a San Francisco de Paula ha crecido en Saltillo. Fotografía: Brenda Delabra

“El Evangelio que escuchamos el día de hoy te doy gracias Señor del cielo y de la tierra porque todas estas cosas las tienes escondidas a la gente humilde. Gracias Señor, porque una persona que es humilde sabe reconocer en todo la presencia de Dios vivo, y San Francisco de Paula es lo que nos enseña”.

Invitó a las y los asistentes a reflexionar sobre la intensión de esta fiesta, a vivir la conversión a la que llama el fundador de la Orden de los Mínimos que en septiembre cumplen 20 años de estar en Saltillo, las hermanas tienen ya 10 años de atender con caridad a los más necesitados.

En esta celebración se dio la indulgencia plenaria a quienes peregrinaron y cumplieron con los requisitos establecidos. Al finalizar la celebración, las y los laicos tuvieron un momento de convivencia y disfrutaron de fuegos pirotécnicos.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE