Corren llevando paz y dignidad

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

La carrera intercontinental para la unión de los pueblos

 

JornadasdePaz3

Integrantes de Jornadas de Paz y Dignidad en su entrada a Monclova

Este jueves 18 de agosto, piso territorio de nuestra diócesis el contingente de Jornadas de Paz y Dignidad , este año con el lema “honrando la semilla nativa” y trayendo consigo los bastones de mando de sus comunidades; todo esto con el objetivo de unir a todos los pueblos en hermandad y con la naturaleza, llevando un mensaje de armonía entre las naciones y rompiendo las fronteras que dividen al mundo no solo territoriales sino personales.

El primer encuentro se dio en el ejido 1 de Mayo, municipio de Escobedo, Coahuila, donde el grupo de Abejas Lectoras, recibió a los corredores con alimento y bebida para dotar de energía sus cuerpos y continuar con la ruta ya trazada, misma que se identifica como la flecha azul.

Para Vanesa Quezada, originaria de San Antonio, Texas, es la segunda jornada que corre; en el 2012 lo hizo por el agua y ahora  con el mismo entusiasmo participa en la carrera.

Su cumpleaños, que coincide con las fechas del recorrido, siempre es distinto, no hay pastel ni velas que soplar, pero la satisfacción de recorrer el continente llevando el mensaje de unión y paz entre los pueblos, es su mejor regalo.

JornadasdePaz1

Vanesa Quezada, integrante de Jornadas de Paz y Dignidad.

“Este rezo es hacer como un tejido de los corazones del pueblo, nosotros llevamos las plegarias y los sueños de todos los pueblos, por eso en cada comunidad comparten sus formas y eso me ha traído sanación a mi vida ya mi familia… es para cumplir con la profecía del águila y el cóndor que dice que cuando estos vuelen juntos, el mundo estará en paz”.

Mas adelante, en el ejido de Estancias, Coahuila, ciclistas monclovenses se solidarizaron y acompañaron a quienes orgullosos portan los bastones de mando, que en esta ocasión fueron corredores de la ciudad, mismos que avanzaron por tramos de 6 km y al tiempo ofrecían una plegaria a la tierra, ésta recorre el bastón desde su base en contacto con la tierra, hasta la punta donde hace contacto con el cielo.

En su recorrido por Coahuila, Vanesa ha descubierto las maravillas que la naturaleza nos brinda: plantas medicinales al paso de la
carretera y gran flora y fauna; una canción impulsó su participación en las jornadas.

“Yo tengo sangre Kikapoo de Coahuila, correr hoy fue como un rezo y disfruté cada paso, las semillas tienen memoria, tienen vida nueva; en las calles de Coahuila he descubierto una riqueza, aquí tenemos una botánica gratis y la gente no la utiliza… yo escuché una canción en una ceremonia, pregunté y era un canto de jornadas de paz, eso fue como un llamado a esta dentro de ésta familia”.

JornadasdePaz2

Corredores de Monclova llevan bastones de mando.

Ya en Monclova, los cabalgantes del sector oriente y la asociación de charros, hacen un  gesto de hermandad al sumarse, ahí, un ya número contingente marcha detrás del bastón de mando que representa al mismo y encabezando la caminata hasta el lugar destinado para su descanso.

El centro de estudios Juan Larios, sirvió como recinto sagrado para que los 54 bastones reposaran en un altar; la sociedad monclovense los recibió con aplausos y gritos de ánimo para posteriormente comenzar una ceremonia agradeciendo el recibimiento y las muestras de cariño.

Las jornadas de paz y dignidad continuaron mañana su ruta que pretende llegar a Saltillo a las 18:00 horas para montar su altar sagrado en el centro vocacional del seminario.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE