Concluye pre-seminario 2018

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Saltillo, Coahuila.

29 de julio de 2018

El Seminario de Saltillo se prepara para recibir once nuevos seminaristas en su etapa propedéutica y siete “seminaristas en familia”.

34 jóvenes vivieron la experiencia del pre-seminario 2018 Fotografía: Adalberto Peña

Este domingo, 34 jóvenes varones concluyeron con una celebración eucarística en la antigua capilla de Nuestra Señora de Fátima el pre-seminario 2018, una experiencia que brinda, a quienes la toman, herramientas esenciales para la vida cotidiana y una visión más amplia del panorama vocacional, permitiéndoles ser más conscientes y estar más atentos al llamado que Dios les hace de forma constante.

Jóvenes provenientes de Saltillo, Monclova, Cuatrociénegas, Sierra Mojada, Castaños, Frontera y el ejido San Antonio de las Alazanas, en Arteaga, Coahuila, dejaron sus comodidades y la rutina de la vida diaria para vivir una semana, desde el pasado 22 de julio, como seminaristas y realizando actividades que favorecen a un mejor discernimiento en su vocación.

Acompañados de sus familias y amigos, los aspirantes a formar parte del Seminario del Sagrado Corazón de Jesús, escucharon el mensaje del presbítero David García Rosales, actual rector, quien haciendo referencia al joven de los panes y los peces, les motivó a conservar el espíritu de comunión fraterna en cada lugar en donde se encuentren, poniendo todo de sí mismos para el bien de los demás.

“El Evangelio de hoy nos habla de aquél muchacho que dio sus panes y sus peces, el puso todo al servicio de Dios, lo hizo para que los demás estuvieran bien y ese es el objetivo; jamás hay que perder de vista la comunión fraterna, jamás debemos perder de vista las necesidades de los demás . Hoy, con todo y lo que se dice de la Iglesia y de los sacerdotes, ustedes dicen sí”, expresó el rector del seminario durante su homilía.

Además recalcó que una de las herramientas que brinda esta experiencia es sensibilizar  a los jóvenes para contemplar las necesidades de la sociedad: “Ojalá que esta experiencia de una semana sirva para dejar los poros abiertos y percibir qué falta, qué se necesita y qué puedo aportar tanto a la sociedad como a la Iglesia”. Y recalcó a quienes fueron aceptados que debe ser prioridad el bienestar del prójimo.

Provenientes de Saltillo, Monclova, Cuatrociénegas, Sierra Mojada, Castaños, Frontera y el ejido San Antonio de las Alazanas, en Arteaga, Coahuila, dejaron sus comodidades para vivir una semana como seminaristas Fotografía: Adalberto Peña

Son once los nuevos seminaristas que el próximo fin de semana ingresarán al Seminario Diocesano de Saltillo en su etapa propedéutica y siete más ingresarán al programa de “Seminarista en familia” a quienes se les brinda la oportunidad de concluir estudios de preparatoria o una carrera profesional antes de la etapa de internamiento, acudiendo a realizar un apostolado los fines de semana y recibiendo acompañamiento vocacional junto con sus familias una vez al mes.

El diácono Daniel Flores, encargado del Centro Vocacional del Seminario, mencionó que se brindará un acompañamiento a quienes no han sido aceptados mientras ellos así lo decidan, además agradeció la confianza que depositan las familias de los jóvenes en el Seminario de Saltillo: “La semilla de la vocación se siembra en la familia, hoy les agradecemos que les acompañen en este momento y su confianza para dejar que sus hijos vivan esta experiencia”.

El Seminario de Saltillo iniciará un nuevo ciclo escolar el próximo 5 de agosto, día en que, luego de haber tomado un receso y haber realizado su apostolado de verano durante el mes de julio en diferentes parroquias de nuestra diócesis, los seminaristas regresan a continuar con su formación y recibir a sus once nuevos compañeros.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE