Comunidades rurales siguen presentes en la Parroquia de Ojo de Agua

Arturo Zuazua Hernández

arturozuazua@diocesisdesaltillo.org.mx

Hermanos campesinos tienen una misa dentro del novenario al Santísimo Cristo de Ojo de Agua

Con gran emoción y una gran sonrisa en el rostro, los campesinos espereban su autobús que los llevaría hacia la Parroquia del Ojo de Agua para vivir con gozo la Celebración Eucarística que se realizaría por ellos. Foto: Arturo Zuazua

Desde temprana hora, camiones esperaban las indicaciones del Párroco Ignacio Flores Ramos para partir con rumbo a las comunidades de La Morita, El Rayado y Cañón de San Isidro, de donde traerían a sus residentes hacia la Parroquia del Ojo de Agua en donde se realizaría una Celebración Eucarística por ellos.

Con un tiempo aproximado de dos horas y media de viaje y casi en los límites con Concepción del Oro Zacatecas, los autobuses saldrían de la carretera para enfilarse a los ejidos que estaban a otros 20 minutos de distancia, uno de los camiones hizo su parada en las inmediaciones del ejido Cañón de San Isidro, en donde recogió al primer grupo de personas quienes con gran emoción abordaron la unidad. El siguiente autobús siguió su destino por el camino que hace posible la conexión de todos las comunidades rurales, para después tomar u camino de terracería con duración de otros 20 minutos para al fin llegar al ejido El Rayado en donde el segundo contingente esperaba ansioso.

Ya con las personas en los camiones, nos dispusimos nuevamente a tomar el camino de regreso hacía la Parroquia del Ojo de Agua, el trayecto fue cansado y algunos se dispusieron a dormir, mientras otros tantos contemplaban el paisaje que ofrece Saltillo en su extremo sur, después de cuatro horas de viaje los camiones se detuvieron justo enfrente de las escalinatas de la parroquia, después comenzó el descenso de las personas para encaminarse hacia el interior de la parroquia y tomar sus lugares para escuchar con atención la misa que se había preparado para ellos.

Después de unos minutos de espera, el presbítero Ignacio Flores salió de la sacristía y les dio la bienvenida y agradeció su asistencia a las festividades por el novenario del Santísimo Cristo del Ojo de Agua. En la homilía, el sacerdote les recordó la importancia de ver siempre por el que más lo necesita, que no se haga aún lado, “Hoy en día gracias a Dios hemos cambiado esa mentalidad, en la sociedad es casi siempre criticado el que cae, pero el Papa Francisco nos dice que muchas de las personas débiles viven mejor y nos dan ejemplo de vida a los que supuestamente vivimos bien”.

Por delante el estandarte de la Virgen María de Guadalupe anunciaba la llegada de los campesinos a las fiestas del novenario al Santísimo Cristo del Ojo de Agua.

Señaló que los mismos señalamientos suceden con las familias de personas desaparecidas y con los hermanos migrantes, pues la sociedad se encarga de criticar lo que están viviendo sin conocer primero su sentir, “El Papa nos pide hacer un discernimiento entre lo bueno y lo malo y actuemos en consecuencia con las personas que sufren”, mencionó el párroco Ignacio Flores a los campesinos congregados.

A los niños que también se dieron cita en esta misa, el sacerdote les contó un poco de la vida de San José Sánchez del Río quien fue un niño que vivió en la época cristera en donde la iglesia era perseguida y les dijo: “ÉL cuando murió quiso ofrendar su vida a Dios y su vida es una muestra de que se puede ser valiente desde pequeño”, refirió.

Al termino de la misa, los campesinos se dispusieron a venerar la imagen reliquia de San José Sánchez del Río y llevarse consigo una imagen para que bendiga sus hogares y cumpla todas aquellas necesidades que tengan.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE