Como la semilla de mostaza

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

17 de junio de 2018

Sean grandes en espíritu, en trabajo y en acciones que cobijen a los pobres, obreros y los más necesitados

Comprometidos a difundir el Evangelio. Foto: Brenda Delabra

En un domingo donde el mundial de futbol está de moda, el juego de la Selección Mexicana contra Alemania fue a las 10:00 horas, 20 jóvenes de la Rectoría de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, dejaron a un lado la fiebre mundialista para vivir la misa dominical en la que recibieron el sacramento de la Confirmación por imposición de Fray Raúl Vera López.

Esta ocasión sólo los padres y madres de familia, así como madrinas y padrinos acompañaron a las y los confirmandos, que entraron en procesión al templo, quienes cumplieron con la catequesis de preparación para recibir el sacramento, ahora conscientes de su fe cristiana.

La Santa Misa fue presidida por Monseñor Raúl Vera, concelebró el rector del templo Fray Omar Solís OM, y el diácono Fray Mauricio Becerril. Tras escuchar el Evangelio según San Marcos y luego de ser presentados los confirmandos, vino el mensaje para los asistentes por parte de nuestro pastor, el cual fue enfocado a ser fermento en sus hogares para que las y los jóvenes continúen en el camino de ser cristianos que valoren la vida, eviten corromperse, trabajen por una sociedad justa.

“El fermento que hace el Evangelio son los criterios que empiezan a cambiar, a ver de otro modo, te empiezan a parecer aburridas las telenovelas, a parecer sosos los comentarios mentirosos y groseros que hacen de gente buena los medios de comunicación, empiezas a decir esto está mal pero tienes que dejar que el fermento del Evangelio entre en tu vida. Jesús dice hoy aunque tú no te des cuenta él trabaja en ti, y luego cuando tu vida empieza a iluminar no sólo a los de tu familia, empieza a iluminar a la demás gente”.

Recibir al Espíritu Santo es mantener el compromiso de trabajar por el bien común. Foto: Brenda Delabra

Y tomó el ejemplo de la semilla de mostaza que es pequeña, muere para que la planta que más tarde se convierte en árbol, sus ramas sirven para que los pájaros se cobijen con la realidad vivimos, pidió a las y los bautizados ser esas ramas para cobijar a los pobres, a los obreros mal pagados, a los familiares de personas desaparecidas, eso es lo que debe procurarse estar uno al pendiente de otros, de los más desprotegidos.

Con la luz tomada del cirio Pascual, las madrinas y padrinos se comprometieron a mantener encendida la llama de la luz de cristo en la vida de sus ahijadas y ahijados, quienes están comprometidos a trabajar en la comunidad, además de ser jóvenes consientes de la transformación que se requiere en las estructuras para gozar de oportunidades, igualdad y justicia para todos.

Por el pasillo central los jóvenes se formaron para recibir el Santo Crisma por imposición de nuestro Obispo, después participaron en la Eucaristía y al finalizar la celebración ofrecieron un brindis y pastel por el próximo cumpleaños del predicador dominico.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE