Cientos de jóvenes disfrutan de la Jornada Diocesana de la Juventud

Arturo Zuazua Hernández

arturozuazua@diocesisdesaltillo.org.mx

Como parte de las actividades se realizaron conferencias, rally y una caminata mariana

En la parroquia del Santo Cristo del Ojo de Agua sede de la tercera estación, los jóvenes fueron recibidos con la aspersión del Agua Bendita en manos del párroco Ignacio Flores Foto: Arturo Zuazua

Como si se tratase del primer día de clases, arribamos a las instalaciones de la Casa de la Iglesia con cierto temor y timidez, sin embargo el ambiente pintaba para pasar un fin de semana agradable conociendo nuevas personas y sobretodo tener un encuentro personal con Dios.

Salí de mi casa con una mochila y una cámara fotográfica pues mi trabajo me pedía tomar fotos de cada uno de los momentos, llegando al lugar del campamento, observe como la mayoría de los jóvenes llegaban acompañados de sus papás y muchos otros en camiones pues venían desde las ciudades de Frontera y Monclova. Me encamine hacia la recepción, me presente y me recibieron como quien llega a su casa con una gran alegría, me dieron indicaciones que fuera con los demás jóvenes quienes se encontraban en una explanada, pues ahí se daría la bienvenida por parte de del presbítero Jesús Galeana quien es el encargado de Pastoral Juvenil de nuestra Diócesis.

Al final de la bienvenida se nos hizo entrega de identificativos que incluían nuestro nombre y una carita de emoticones, pues servían como ubicación para encontrar el aula de trabajo en el edificio principal, los jóvenes esparcidos por 10 salones comenzaban a trabajar sus temas correspondientes los cuales eran: Los jóvenes, La fe y El discernimiento vocacional, para después participar en actividades que el temario indicaba.

Aproximadamente después de una hora de trabajo en los diversos temas, los organizadores de esta jornada, nos citaron nuevamente en la explanada para escuchar el tema “La Vocación” a cargo de Alex Vega quien es coordinador de los jóvenes en la Arquidiócesis de Monterrey, ahí también se tuvieron actividades pero con citas bíblicas. Posteriormente se abrió paso  al momento más esperado, la hora del rally pues aquí teníamos que mostrar nuestra destreza y el trabajo en equipo, desde pasar por encima  de una cuerda sin tocarla, hasta pasar una toalla empapada fueron parte de las actividades.

En equipos los jóvenes realizaron las actividades del temario en la Jornada Diocesana de la Juventud.

Se llegó el momento de la Hora Santa, ahí dejábamos  a un lado el relajo y entrabamos en contacto con Dios, una charla que tuvimos de corazón a corazón, pasada la hora nos dispusimos a ingerir los alimentos para dar inicio a lo que sería una lunada especial. Equipados con bolsas de dormir, cobijas y almohadas nos dispusimos a escoger el lugar más adecuado para tratar de pasar una noche tranquila y poder recargar energías para la caminata del día siguiente.

Al día siguiente a primera hora, nos disponíamos a desayunar para iniciar con la caminata mariana, la cual se haría por diferentes capillas y parroquias de Saltillo, en donde se rezaría un misterio del Santo Rosario. La primera estación fue el lugar del campamento, La Casa de La Iglesia, para después en procesión caminar hacia la segunda que estaba ubicada en la parroquia de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos en donde se rezó el primer misterio.

Entre cantos, porras y aplausos nos disponíamos a avanzar a lo que sería la sede de la segunda estación, misma que se ubicó en la capilla de Santa Anita en donde nuevamente se rezó un misterio, caminábamos por las calles angostas del barrio para finalmente llegar de frente a la parroquia del Santo Cristo del Ojo de Agua, donde el presbítero Ignacio Flores nos dio la bienvenida con la aspersión del Agua Bendita. Nuestro caminar continuó por la céntrica calle de Hidalgo donde llegamos al templo San Juan Nepomuceno, sin embargo el ardiente sol, el intenso calor y el trafico de la ciudad dificultaron nuestro andar por las siguientes estaciones así que se decidió concluir en Plaza de Armas, para finalmente llegar a nuestra última estación la Catedral de Santiago Apóstol y ser participes de la misa de acción de gracias por la clausura de esta jornada.

La Celebración Eucarística estuvo a cargo de nuestro Obispo Fray Raúl Vera López, en donde nos compartió un  mensaje de inicio el cual decía. “Estos jóvenes representan la juventud de esta Diócesis, debe existir en cada parroquia un grupo de Pastoral Juvenil que trabaje como verdadero equipo, no podemos llevar una pastoral de flojos, debemos trabajar todos los días”.

En equipos los jóvenes realizaron las actividades del temario en la Jornada Diocesana de la Juventud.

Ya en la homilía Monseñor Vera López recordó la importancia de los jóvenes para el futuro de nuestro país y del mundo; “Ustedes jóvenes tienen que pensar, tienen que ser sabios de la Palabra de Dios, las lecturas de hoy nos enseñan el amor que Dios tiene para con nosotros para evitar que nos dañemos del pecado, el camino es la sabiduría, la solidaridad”, señaló.

“Si nosotros creemos que ser cristianos es venir a misa un rato y después ir a ver el fútbol y la novela, pues estamos haciendo mal, hermanos tenemos que leer lo que el Evangelio nos dice, porque en el que lea el evangelio ah{i estará Dios hablando también”, comentó el Pastor de nuestra Iglesia a feligreses y a jóvenes quienes escuchaban con atención el mensaje.


Por último recalcó la tarea de los jóvenes en las pastorales y en las parroquias de nuestra Diócesis; “Jóvenes lo que ustedes tienen que hacer es una Pastoral Juvenil dinámica que atienda a todas las parroquias, como dicen ustedes agarren la onda y pónganse a trabajar”.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE