Celebran con cultura, oración y reflexión

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

14 de mayo de 2018

Concluyen festividades de la parroquia de Nuestra Señora de Fátima en Saltillo

La Schola Cantorum del Seminario Diocesano de Saltillo ofreció el recital “El sabor de mi tierra”. Fotografía: Adalberto Peña

Después de una semana de festejos en honor de Nuestra Señora de Fátima, la comunidad parroquial del mismo nombre concluyó las celebraciones que enmarcaron el aniversario 101 de su aparición a Lucía, Francisco y Jacinta Marto, tres niños pastores a los que la virgen trajo un mensaje de esperanza para el mundo entero, siendo su primera aparición el 13 de Mayo de 1917.


Al cierre de las festividades acudieron centenas de personas que disfrutaron de antojitos mexicanos, un buen ambiente y un poco de cultura con la presentación de la Schola Cantorum del Seminario Diocesano de Saltillo, quienes en esta ocasión ofrecieron al público un recital de música mexicana titulado “El sabor de mi tierra” bajo la dirección de la maestra Teresa Guillermo y al piano el maestro Sergio Arrieta.

Un paseo musical por canciones que han sido éxitos en voz de interpretes mexicanos fue el que ofreció el grupo formado por seminaristas. Temas como “Sabor a mi”, “Quizás, quizás, quizás” y “Perfume de gardenias” fueron coreados por el público mientras seguramente los recuerdos y la nostalgia se hicieron presentes.

Previo a la celebración eucarística en la que también se celebró la solemnidad de la Ascención del Señor, los feligreses se unieron en adoración a Jesús Sacramentado, entregando en su oración el trabajo realizado como una ofrenda a María y encomendando a ella y su intercesión los proyectos y las intenciones como parroquia, de cada grupo y de forma personal.

El presbítero Jesús Pedro Oyervides se dirigió a los feligreses en la homilía para recordarles el verdadero mensaje de esta solemnidad más allá de la partida de Jesús: “El gran mensaje de la Ascención del Señor no es la partida de Jesús sino el reaccionar de los apóstoles que pusieron su vida en movimiento y comenzaron a formar la Iglesia, gracias a ese momento estamos aquí”, mencionó el párroco.

El presbítero Jesús Pedro Oyervides durante su homilía en la Santa Misa. Fotografía: Adalberto Peña

Al comparar la partida física de Jesús de la vida de los discípulos con el escape de un globo de la mano de un niño se refirió a la acción que tomaron quienes seguían a Jesús: “No podemos quedarnos estáticos mirando al cielo, hay que continuar pase lo que pase. Los discípulos reaccionaron y comenzaron a trabajar”. Además hizo relación a las apariciones de Nuestra Señora de Fátima como un signo de renovación de fe: “Las apariciones de la virgen en Fátima, se dieron en un momento en el que la fe se desquebrajaba. La virgen de Fátima también vino a ponernos en movimiento, a dar un mensaje de esperanza.” Concluyó.

Al finalizar la Santa Misa, los asistentes se unieron al canto del mariachi para entonar las mañanitas a la virgen y acto seguido presenciar el espectáculo de los fuegos pirotécnicos en un momento de convivencia comunitaria.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE