Busquen los principios de vida   

 

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

Para crecer como comunidad cristiana y civil    

 

Los dones del Espíritu Santo guían a los cristianos a alcanzar el bien común. Fotografía: Brenda Delabra

En la parroquia Santa Catalina de Siena, ubicada en Ocampo, Coahuila, 15 jóvenes y señoritas recibieron el sacramento de la confirmación en la solemnidad de la Ascensión del Señor, Monseñor Raúl Vera López les pidió a ellos y a los padres de familia de la comunidad tener el compromiso de practicar los valores cristianos y dejen a un lado las malas costumbres.

El sábado por la tarde el Obispo de la Diócesis de Saltillo arribó a Ocampo con el objetivo conocer de primera mano las inquietudes de la población cristiana, fueron las catequistas quienes externaron la principal problemática, “de poco más de 900 niños que viven en la cabecera municipal, como 90 acuden a la catequesis”, situación que las y los catequistas consideran grave.

Este tema fue retomado por el fraile dominico en la homilía de la misa dominical, después de hablar sobre la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo y su ascensión, destacó que el Hijo de Dios vino a liberar a la humanidad del pecado, y no sólo eso, dejó el Evangelio y los principios de vida que dictan que el hombre debe actuar bien y evitar el mal.

“Tenemos un gran poder delante de Dios para vencer el mal en la sociedad, pero para ello tenemos que ser valientes, para ello tenemos que formarnos bien, por eso decía al principio que los niños no estén recibiendo una formación cristiana, que una parte mínima de niños estén recibiendo la catequesis ¡eso es grave! porque esos niños mañana sin ningún problema; se van a meter de sicarios, sin ningún problema esos niños van a secuestrar. El Evangelio da valores, da el respeto de la dignidad de la persona humana, da una luz interior que nos impide vernos todo poderosos y nos da todo lo que podemos hacer en nuestro prójimo”.

Invitó a las madres y padres de familia a ver por sus hijos, por los proyectos de vida que pueden o no alcanzar, pues sin una disciplina, valores, formación, tienen un futuro incierto.

“Los papás tienen una obligación grave de que esos muchachos se formen en los valores de entender el verdadero modo de la vida humana, se cristiano no es cumplir obligaciones, ir a misa. Ser cristiano es entender la vida como Dios la diseñó desde que nos creó”.

Ser testigos de la confirmación de las y los jóvenes implica un compromiso de los cristianos en Ocampo de confesar su fe en comunidad, empezando por construir un mundo justo, sin mal, donde todos puedan vivir en paz y crecer con dignidad, pues es un territorio donde las familias se dividen por situaciones como los periodos electorales, sobrepasan los límites con violencia o conflictos dentro de las mismas. 

“No se acostumbren a la mediocridad, nosotros ya vemos como normal el que exista esta desigualdad espantosa. Una sociedad tan desigual, tan llena de injusticias en sus estructuras políticas, esto es algo que también se refleja en un proceso electoral, se nos olvidan los valores cristianos porque andamos buscando que gane tal partido, porque además si gana tal partido andamos viendo qué nos va tocar, y cada vez que hay elecciones la familia anda enojada. Un buen cristiano sabe que la política es un arte para vivir bien y que el ejercicio político provoque la existencia de la justicia y el derecho en una sociedad, no es para andar medrando y estar en el puesto asaltando lo que yo quiera”.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE