Bendicen las gargantas

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

Antigüa tradición pide la intercesión de San Blas para curar enfermedades

 Con motivo de la memoria de San Blas, obispo y mártir, que se celebra cada 3 de febrero, se realiza en algunos templos de nuestra iglesia diocesana la “bendición de gargantas”; una tradición en la que el sacerdote bendice dos velas, las cuales coloca en la garganta de los feligreses con la intención de no padecer enfermedades en dicha parte del cuerpo por intercesión del santo.

El obispo de Sebaste ejercía la medicina y según la tradición, éste hablaba a sus pacientes de la acción salvadora de Jesucristo mientras eran atendidos, lo cual le permitía evangelizar mientras desempeñaba su profesión. era conocido por su don de curación milagrosa y después fue bautizado como el “Patrono de las enfermedades de la garganta”.

“Por intercesión de San Blas, Dios te libre de todo mal de la garganta…”

Aunque la tradición ha perdido fuerza en los últimos años, algunos sacerdotes aun recuerdan al santo en su día y realizan el acto de bendecir la garganta a los feligreses al final de las celebraciones. Luego de bendecir dos velas con una oración, de forma cruzada y sin encenderlas, el presbítero las coloca en la garganta al tiempo que pronuncia la siguiente oración: “Por la intercesión de San Blas, obispo y mártir, Dios te libre de todo mal de la garganta y de cualquier otro mal. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén”.

Esta tradición es muestra de una amplia y diversa religiosidad popular que sin duda nutre la vida de las comunidades parroquiales al mezclar el folklor y la fe de los pueblos y que bien encaminada se convierte en un factor que propicia el encuentro del verdadero sentido de la vida cristiana

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE