Aumenta al triple ingreso al Seminario Menor

Esmeralda Sánchez

esmeralda.sanchez@diocesisdesaltillo.org.mx

Con respecto al año anterior

MES180616a El ingreso de jóvenes aspirantes al Seminario Menor de Saltillo se incrementó al triple en el presente ciclo, lo que habla de una importante recuperación en este sentido, pues de ocho nuevos estudiantes en 2015, para el inicio del presente año lectivo, un total de 24 muchachos se inscribieron para los cursos de preparatoria y propedéutico, además de tres al curso introductorio.

Así lo manifestó el Rector del Seminario Diocesano de Saltillo Sagrado Corazón, José David García Rosales, al añadir que en total este 2016 son 81 los alumnos, 67 que proceden de la Diócesis de Saltillo, además de 7 que llegaron de Matamoros y 8 de Tampico, Tamaulipas, para continuar sus estudios en un curso especial de un año fuera de sus diócesis, según lo contempla la propia preparación del Seminario.

Para el padre David ésta es una recuperación que alegra al centro de estudios y preparación espiritual: “nos damos cuenta que cuando se trabaja en la promoción de manera más completa, más perseverante, al término del año hay m
uchachos reflexionando en tomar esta decisión… son chicos que creemos pueden permanecer porque lo han pensado muy bien”.

Aun así el Padre Rector dijo que hay conciencia de no echar las campanas al vuelo; tan sólo el año anterior de 57 jóvenes que en total cursaban sus estudios al inicio, sólo 54 llegaron al fin del ciclo, “porque piensan que su proyecto de vida puede ir por otro lado y no se sienten a gusto”; en este sentido destacó el año que pasan en el curso introductorio, mismo que les permite acercarse a lo que será su vida en el seminario y tomar una decisión a tiempo.

En cuanto a la posición que el Seminario de Saltillo guarda respecto al resto del país, consideró que tal situación es ordinaria en la mayoría de los planteles de formación: “no estamos consolándonos porque todos estamos mal, pero en todos lados hay dificultades en la promoción y los nuevos ingresos. Reconocemos la necesidad de trabajar más intensamente y estamos en eso”.

Testimonio vocacional

Los jóvenes que iniciaron este año en el Seminario de Saltillo hablaron sobre su propio discernimiento y el motivo que los decidió a embarcarse en este proceso. Héctor Ángel Castillo Tovar, de 19 años, recién inicia su primer año: “Me llena mucho estar aquí en el seminario, desde hace varios años yo quería entrar pero primero por la edad y luego por el trabajo en la parroquia no me había decidido, en realidad me siento pleno, me siento feliz”.

En tercero de secundaria acudió a una capilla que no conocía y leyó un letrero en la pared que invitaba a los jóvenes al Preseminario; aunque no pudo entrar de inmediato se mantuvo informado sobre el tema y cuando al fin obtuvo la aprobación de sus padres y el apoyo de su párroco, no dudó más.

Eduardo Yeverino Salas, de 22 años, y que antes de ser seminarista servía en la parroquia de San Francisco de Asís, en General Cepeda, recuerda que su inquietud inició al ver la necesidad de más pastores que sirvan a la comunidad: “yo me veo con la gente, en medio del pueblo, de la comunidad que Dios me vaya a confiar algún día; estar al servicio de ellos y al pendiente de sus necesidades no solamente religiosas sino también sociales y políticas; que tengamos que estar allí”.

Para él es necesario aumentar el compromiso de los sacerdotes en las parroquias y hacer públicos los testimonios de los seminaristas con otros jóvenes para despertar el interés, de esta manera, afirma, se podrá avanzar en la captación de nuevas vocaciones.

Finalmente Luis Bernardo Zúñiga Rodríguez, de 26 años y siete en el Seminario de Saltillo, reconoció que al menos en dos ocasiones ha flaqueado en su permanencia hacia su camino para ser sacerdote: “siempre como seminarista uno se va enfrentando con diferentes obstáculos… pero Dios te muestra el camino a seguir. En un primer momento la vida del seminario puede ser un tanto rígida y eso a veces afecta; yo les digo a los jóvenes: no tengan miedo de decirle sí al Señor”. Hoy Luis está a dos años de asumir el Orden Sacerdotal, y asegura que se ve en el futuro, sirviendo.

Misa del Espíritu Santo

“Para implorar la guía, la asistencia, y el amor que el Espíritu Santo” tantoMES180816 para formadores como para seminaristas, el Obispo de Saltillo Fray Raúl Vera López, O.P. concelebró la misa de inicio de actividades en este ciclo escolar ante sacerdotes, seminaristas y sus familias.

En su homilía, Fray Raúl resaltó hacia los jóvenes: “No vienen ustedes aquí a pasársela bien y hacer de su ministerio una cosa pequeñita… Tienen que dar frutos… Va a llegar el día en que deben fijarse si tienen pasión por la vida de sus fieles. Lo dice el Concilio Vaticano II”.

Añadió que deben aprovechar la oportunidad que tienen en este momento histórico para servir a la comunidad; “es una grande y bellísima aventura servir a Cristo”.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE