Amar sin límites

Brenda Delabra /Reportero/ brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

El Evangelio de hoy nos llama a amar apasionadamente en el seno de la familia para replicarlo con el prójimo

SAntoCristoD5

Orar para amar sin reservas

La comunidad diocesana continúa visitando al Santo Cristo de la Capilla en el cuarto día del novenario en su honor, la reflexión de hoy toca el corazón de las familias a amar apasionadamente y expresar los sentimientos.

El presbítero Fermín Parra, ha elaborado un mensaje motivacional y de  conversión para los feligreses en este año que celebramos el Jubileo de la Misericordia, el cual representa la oportunidad de un cambio al interior de la familia.

Durante la homilía de las celebraciones matutinas, el predicador incitó a los asistentes a hacer un buen examen de conciencia del por qué nos es fácil expresar el mal que el bien, hiriendo al prójimo de palabra, con actos, y nos es más difícil expresar los sentimientos como llorar, alegrarnos, dar un abrazo o un beso a un miembro de nuestras familias.

“Ah no puede darte un beso pero puede verte feo, es la cultura de la vida y de la muerte. Las expresiones corporales son importantes. Para cuándo nos estamos guardando dice el Evangelio de hoy, insensato, insensata si hoy te vas a morir para quién van a ser todos los besos y abrazos que guardaste. Lo que no hagamos con nuestros hermanos no lo vamos a hacer con Dios y lo que no recibamos de nuestros hermanos no lo vamos a recibir de Dios”, reflexionó.

SantocristoD1

Feligreses participan en la bendición de llaves que representan el calor e intimidad del hogar

Vivir preocupados por una carga de trabajo, la economía, el pensar en bienes y situaciones  que fatigan a la familia son cuestiones que afectan el desarrollo entre unos y otros,  lo cual hace perder la capacidad de sentir, por ello invitó a los presentes a darse un abrazo, dinámica que subsanó los rostros tristes, las angustias y sin sabores personales.

Amar consiste en disfrutar la vida, en darnos la oportunidad de disfrutar, compartir y buscar ese amor que llena de fortaleza interior para lograr amar a quienes están a nuestro alrededor.

“Si no lo hacemos en vida, ¿lo podremos hacer en la otra vida?, ¿nos dejaremos besar y apapachar por Dios o seremos la nueva Jerusalem que no nos dejamos cobijar por Dios?, somos felices porque Dios nos ama siempre”, puntualizó el padre Fermín Parra.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
YOUTUBE