Alegrémonos, el Señor resucitó 

Brenda Delabra

 brenda.delabra@diocesisdesaltillo.org.mx

31 de marzo de 2018

Reconstruyamos con dignidad y con plena conciencia de nuestra salvación

Que el fuego nuevo sea signo de renovación interior. Foto: Brenda Delabra

Con la alegría de que Jesús resucitó el Pueblo de Dios participó de la solemne Vigilia Pascual en el Sagrario de la Catedral de Santiago Apóstol, que fue presidida por nuestro Obispo Raúl Vera y concelebrada por el párroco Plácido Castro Zamora, en una noche emotiva donde se llamó a retomar el cuidado de la tierra que Dios ha puesto en manos de sus hijos.

A las 20:00 horas inició la celebración que constó de cuatro momentos, el primero fue la bendición del fuego, símbolo de renovación, posteriormente Monseñor Vera signó el Cirio Pascual de Catedral y colocó los granos de incienso en forma de cruz, posteriormente preparó el Cirio para la Capilla del Santo Cristo, luego los encendió y entró en procesión por el pasillo central de la Catedral que permaneció a oscuras.

Al llegar al punto central del templo exclamó: Cristo, luz del mundo, la feligresía respondió: Demos gracias a Dios, en este momento se pasó la luz de los Cirios a los fieles, quienes con la luz de Cristo en sus manos escucharon el Pregón Pascual. La segunda parte de la Liturgia fue la lectura del Antigüo Testamento que realizaron las hermanas Oblatas de Santa Martha, adoradoras y ministras de la Eucaristía.

El paso de las tinieblas a la luz llegó al encender con la luz de los Cirios
Pascuales, los 12 cirios colocados en las columnas de la Catedral, que representan las 12 tribus de Israel, el altar se iluminó y la figura de Jesús resucitado resplandeció en telas blancas y luces, el templo se iluminó para celebrar la tercera parte de la Liturgia.

Fray Raúl Vera expuso sobre la divinidad de Jesús, lo que le permitió acabar con el pecado, pero pidió a los fieles el vivir una transformación a partir de la muerte y resurrección de Jesús y no vivir la Semana Santa como celebraciones a cumplir en los templos.

El Pueblo de Dios celebró la resurrección del Señor. Foto: Brenda Delabra

“Jesús tiene la potencia suficiente para vencer el pecado, vence el pecado, destruye el cuerpo del pecado, destruye la debilidad del pecado, y nos hace vivir ante Dios como personas justas, pero esto lo tenemos que entender. Ser hombre es llevar la imagen de Dios, el hombre fue rescatado por Jesús y porque quiero que entendamos esto, ya no pagaremos con el pecado cuando veamos las cosas que se hacen el día de hoy con el ser humano, cuando veamos las cosas que están pasando, nos vamos a mover y vamos a decir yo no creo que así se deba ser gobernados, no creo que así se deba pagar al obrero, no creo que así se deba llevar la vida de los pobres”.

“Nos toca hacer lo que hicieron antes los profetas, lo que hizo Abraham, Moisés. Obedecerle a Dios, cuidar su creación, cuidar a la sociedad, esto es lo que nos enseña la Pascua. No tenemos porque cerrar los ojos y vivir en el pecado, no tenemos porque llevar esa vida mediocre, no somos mediocres los discípulos de Cristo, somos los cuidadores de la tierra por eso Dios nos dio el poder sobre el pecado”.

Las y los fieles renovaron sus promesas de bautismo, fueron bendecidos con el agua bautismal, con la alegría de la resurrección participaron de la Eucaristía como signo de unión con Jesucristo a quien debemos imitar trabajando por la paz, la justicia y el amor.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE