Abre sus puertas albergue “San Alfonso”

Adalberto Peña

adalberto.godines@diocesisdesaltillo.org.mx

18 de julio de 2018

Saltillo, Coahuila.

Fray Raúl Vera López, O.P. bendice la obra y denuncia la falta de insumos, equipo médico y humano en el Hospital General de Saltillo.

“La deuda de Coahuila tiene al Hospital General sin medicamentos, sin médicos y sin equipo”. Fotografía: Adalberto Peña

Todo está listo para que el próximo 6 de agosto, el albergue “San Alfonso” reciba a los familiares de los pacientes que se encuentran internados en el Hospital General para brindarles un trato digno y una estancia que les permita descansar y aligerar las difíciles situaciones que conlleva cuidar un familiar enfermo.

 
La comunidad parroquial de San Alfonso María de Ligorio ha unido esfuerzos para cristalizar este proyecto y al organizarse como comunidad fraterna, comparten su vida para ofrecer transportación, alimentos, regaderas, sanitarios, camas y artículos de aseo personal a quienes esperan la recuperación de algún enfermo.
 
Muchos de los pacientes que buscan la atención médica en el Hospital General son provenientes de ejidos y rancherías de nuestro estado, la situación de quienes les acompañan se vuelve complicada cuando se debe dormir a las afueras del nosocomio y no se cuenta con algún lugar para aseo personal.
 
Al percatarse de esta situación, los miembros de distintos grupos parroquiales, liderados por el presbítero Raymundo Loera decidieron transformar su fe en obras y acciones concretas para brindar un apoyo que no solo cubra una necesidad sino que sea digno de una hija e hijo de Dios. Así nace el proyecto del albergue “San Alfonso” que luego de un año de organización y equipamiento está listo para recibir a 45 personas por noche.
 
A la acción se ha sumado ya la Parroquia de Nuestra Señora de Atocha, quienes colaborarán con el servicio de alimentos por algunas semanas en la etapa inicial. Así mismo se espera que más comunidades se sumen a esta obra que no es exclusiva de un sector parroquial y que se liga directamente a los objetivos del Plan Pastoral Diocesano.
 
Valorando la dignidad
 
La tarde del 17 de julio, Fray Raúl Vera López, Obispo de la Diócesis de Saltillo celebró una Misa de Acción de Gracias por la próxima apertura del albergue en la que felicitó a quienes echaron a andar el proyecto y les animó a mantenerlo y a hacerlo crecer para que pueda brindar atención a más gente: “Ustedes ya están haciendo algo con atender este albergue pero preocúpense por que este albergue sea mucho más grande, por trabajar y darle verdadera atención a la gente”.
 
Durante su homilía, nuestro obispo señaló que es necesario dejar de normalizar las situaciones de desigualdad que se viven en el país para poder ver por el bien común, además denunció las condiciones en que opera el Hospital General: “Ustedes tienen aquí cerca un Hospital General que se creó bien equipado, pero el ex gobernador, quien lo hizo, dejó una deuda que estamos pagando, esa deuda tiene al hospital sin médicos, sin medicamentos y sin equipo”.
 
Monseñor Vera López también enfatizó que estas acciones son solo cosas pequeñas que se pueden hacer por el prójimo pero que pueden dar paso a proyectos más grandes: “El Evangelio es para la vida, no para saberlo de memoria y solo en el templo. Hay que despertar conciencia, hay mucha diferencia en un mundo donde hay justicia y un mundo como el que vivimos. La apertura de este albergue es lo mínimo que podemos hacer. Esa gente se enferma porque no tienen una buena alimentación, porque no hay buenos salarios; esa es la nueva alianza que el Señor hace. Nosotros venimos a la misa a ser ministros de ella”.
 
Comparten en fraternidad
 

El padre Raymundo Loera y Fray Raúl Vera López inauguran el albergue “San Alfonso”. Fotografía: Adalberto Peña

Para la etapa de arranque de éste albergue, el cual funcionará de las 19:00 a las 9:00 horas, la comunidad parroquial hará promoción del mismo en la explanada del hospital de forma personal y a través del área de trabajo social. Quienes requieran del servicio podrán inscribirse para que les sea asignado el transporte al lugar.

 
El donativo de recuperación es simbólico y va de los $50.00 a los $30.00 para quienes necesiten varias noches de alojamiento, por este precio se asignará a cada persona una cama, ropa de cama (sabanas, cobija y almohada), un kit de limpieza que incluye shampoo, jabón, papel sanitario y toalla, además de la cena y el desayuno.
 
El padre Ray, como es conocido por todos, mencionó que con esta obra, el caminar de la comunidad parroquial tomará un rumbo distinto en el que van descubriendo que es necesaria la colaboración de todas y todos para que las cosas funcionen. “Gracias por guiarnos, Don Raúl, y abrir caminos para actuar con valentía en bien de la sociedad”. Finalizó.
 
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
EMAIL
Facebook
YOUTUBE